access_time 16:05
|
13 de diciembre de 2006
|
|
ESTUDIANTES (LP) - BOCA JUNIORS

El grito final

El Pincha y el Xeneize definen hoy el caótico torneo Apertura, en cancha de Vélez Sarsfield. El encuentro comenzará a las 17.10 y será televisado por TyC Max. En caso de empatar, habrá alargue y si no, penales.

     El desempate inédito en torneos cortos, entre Boca Juniors y Estudiantes, que se jugará hoy en el estadio de Vélez Sarsfield desde las 17.10 y que coronará al campeón de un muy irregular Apertura, no entrega a un favorito explícito, aunque la historia siempre pesa. El encuentro contará con el arbitraje de Sergio Pezzotta y será televisado en directo por TyC Max. El análisis previo de este partido amerita la aplicación de dos espíritus diferentes, el deportivo y el organizativo, por todo lo que encierra una definición de este tipo, inédita en torneos cortos y con sólo dos antecedentes en 75 años.


      En lo estrictamente futbolístico, al ver las posibilidades de uno y otro de cara a este juego, surgen nítidamente dos posturas diferentes. Por el lado de Boca, el técnico Ricardo La Volpe no terminó de reformular el sistema táctico después de la partida de Alfio Basile, ya que cuando parecía que lo había conseguido, en las últimas dos fechas todo se le desbarrancó frente a Belgrano (0-1 en Córdoba) y Lanús (1-2 en la Bombonera). Entonces volvieron los viejos fantasmas de la era post Coco y la estructura aparentemente solidificada que lo había puesto, de la noche a la mañana, como el técnico que refrescó al fútbol argentino, se derrumbó con la misma rapidez. Lo de Diego Simeone en Estudiantes fue absolutamente a la inversa.


     El Cholo llegó con buenos pergaminos desde Racing Club y en La Plata pudo desplegar todo el bagaje de conocimientos acumulado durante muchos años como futbolista en clubes de primer nivel de Italia y España, además del seleccionado argentino. Así, fue armando el equipo sin descuidar nada, apoyado en la imagen sobreprotectora que dentro de la cancha ejercía su amigo fuera de ella, Juan Sebastián Verón, y de menor a mayor llegó casi milagrosamente a este mano a mano histórico. La Volpe y Simeone se parecen en algo: los dos son obsesivos en su trabajo y sumamente detallistas, con un alto espíritu de autocrítica.


      En definitiva, ambos le brindaron, cada uno con su fórmula, aires de renovación al fútbol del país. Pero el árbol no debe tapar al bosque. Y mucho menos después de este último semestre del 2006, plagado de violencia y desorganización en el plano local. Por más que el lunes el vicepresidente boquense, Pedro Pompilio, le haya replicado al técnico de River Plate, Daniel Passarella, que no tenía razón cuando decía que "este torneo no es serio", lo concreto es que esta definición no alcanza ni por asomo para cubrir tantos desaguisados.


     El cierre de hoy podrá ser muy emocionante y medio país boquense y el 50 por ciento de los platenses, por otro, estarán determinando una final de campeonato que pasará a la historia por lo inédito y emotivo. Pero eso será esconder la basura debajo de la alfombra. Los disturbios registrados en distintos estadios ratificaron que la violencia sigue viva. Y en este caso, no hay final de campeonato que pueda matarla. 

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.