access_time 08:29
|
11 de julio de 2006
|
|

LA INTERNA AFECTA UNA OBRA

El Gobierno ratificó el tranvía urbano

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/172/006/000172006-20111020060711_02_1174552.jpg

Tras las críticas del intendente de Capital, Eduardo Cicchitti, Julio Cobos ordenó que su ministro de Obras Públicas saliera a defender la iniciativa. El Ejecutivo aseguró que el tren no provocará un caos en el tránsito

      En medio de las críticas que lanzó el intendente de Capital, Eduardo Cicchitti, al proyecto, el Gobierno ratificó ayer con firmeza el ferrotranvía urbano, una iniciativa en la que invertirá, de entrada, 35 millones de pesos. El ministro de Ambiente y Obras Públicas, Francisco Morandini, indicó que el tren eléctrico que cruzará casi todos los departamentos del Gran Mendoza desde fines del año que viene o principios del 2008 no afectará el ritmo del tránsito de Capital, como advirtió Cicchitti este fin de semana.


      Además, el hombre de Cobos acusó al discípulo de Roberto Iglesias de criticar lo que antes había apoyado.“No sé por qué Cicchitti se opone ahora al ferrotranvía, ya que este tema fue acordado con todos los intendentes, y la Municipalidad de Capital firmó los convenios. Esto me sorprende”, afirmó Morandini en su réplica. De paso, el funcionario anunció a los medios que el próximo fin de semana dará un paso importante para cumplir el anhelo que Capital cuestiona: viajará a Alemania y a Suiza para sondear la posibilidad de adquirir trenes para el emprendimiento (ver aparte).


 CONTRAATAQUE.


      El gobernador Julio Cobos se reunió ayer con el ministro de Ambiente y Obras Públicas, Francisco Morandini y, literalmente, lo sacó a defender en público el proyecto y a refutar las críticas de Cicchitti. Minutos después, Morandini dio una conferencia de prensa que, más allá del debate técnico sobre el ferrotranvía, dejó a la vista la intensidad de la interna política que vive la UCR. A Cobos le cayeron muy mal los cuestionamientos del intendente iglesista.Y el momento profundizó sus sensaciones negativas: el sábado, el iglesismo en pleno, incluido Cicchitti, salió a declararle la guerra al gobernador.


      Por eso, Cobos aprovechó que la reunión de gabinete se había suspendido –la mitad de los ministros no podía asistir– y ocupó buena parte de la mañana en instruir al ministro de Obras Públicas en su despacho del séptimo piso sobre lo que tenía que decirle a la prensa, para defender el proyecto ferroviario del ataque iglesista. Morandini no es un político de raza. Por lo tanto, se ocupó de refutar a Cicchitti desde lo técnico: sostuvo que el sistema del ferrotranvía es perfectamente compatible con semáforos, vehículos y peatones, por lo cual no habría razones para creer que el proyecto provocará un caos en el tránsito de Capital.


       También indicó que estos vehículos eléctricos miden 40 metros como máximo, por lo cual no habrá interrupciones en la circulación de vehículos, y que se los puede instalar a pesar de que Cicchitti está adoquinando las vías de calle Belgrano. Y por último, acusó al intendente de Capital de haber firmado el 24 de mayo pasado un convenio ante el propio presidente Néstor Kirchner, en el que se despejaron dudas sobre la viabilidad de los trenes, ya que allí quedó claro que los trenes de larga distancia no entrarán a Capital.


LEGISLATURA.


      Al margen de la posibilidad de que Cicchitti intente frenar el ferrotranvía por la vía judicial (el Gobierno no lo descarta), el Poder Ejecutivo hoy está atento a la Legislatura, que es la que debe aprobar el financiamiento de esta obra y otras más, las que se harán con el dinero que le cobrarán a Repsol YPF. Morandini dijo ayer que la aprobación legislativa es “imprescindible” para licitar la obra. Y advirtió que si es rechazado en este ámbito, el ferrotranvía no se podrá hacer.

Mas Noticias:

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.