access_time 08:41
|
13 de febrero de 2018
|
Movilización

El Gobierno busca aislar a Moyano antes de la marcha

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/151852205606813-02-2018_buenos_aires_la_embajadora_del.jpg

Ministros trabajan para restarle apoyos al jefe camionero, que convocó a una protesta para el miércoles 21. Buscan que quede asociado a una foto del pasado con los K y la Izquierda.

Las deserciones de importantes dirigentes sindicales a la marcha convocada para el próximo miércoles 21 por el camionero Hugo Moyano le mejoraron el humor al gobierno del presidente Mauricio Macri, que desde la residencia presidencial de Chapadmalal sigue el minuto a minuto de las charlas de sus funcionarios con los gremialistas, cada vez más convencidos de la inutilidad de "quedar pegados" con el ex secretario general de la CGT, complicado por la Justicia y con una relación sin retorno con el Presidente.

En el Gobierno trabajan para garantizar que el líder camionero quede aislado del resto de los gremios importantes y esté acompañado únicamente por el kirchnerismo duro y la izquierda. Por asegurar esa foto, del “pasado”, como le gusta decir a Macri, es por la que trabaja activamente la Casa Rosada.

En esa tarea se pusieron a trabajar todos los ministros que tienen contacto fluido con sindicalistas: Guillermo Dietrich, con los gremios del Transporte; Rogelio Frigerio (Interior), con Gerardo Martínez (Uocra) y José Lingeri (Obras Sanitarias); Andrés Ibarra (Modernización), con Andrés Rodríguez, el líder estatal de UPCN; y Jorge Triaca con el resto.

"Moyano quedó a la defensiva por su situación judicial. Se va a quedar solo con (Roberto) Baradel, los K y la izquierda", celebró uno de los funcionarios que sigue paso a paso las negativas de los gremios, que incluyeron en las últimas horas a miembros del triunvirato de la CGT como Carlos Acuña y Héctor Daer; pesos pesados como Armando Cavalieri (Comercio), Andrés Rodríguez (UPCN), Luis Barrionuevo (Gastronómicos) y Gerardo Martínez (Uocra), y referentes claves de los gremios del transporte como Roberto Fernández (UTA) y Omar Maturano (La Fraternidad-Ferroviarios).

Para la Casa Rosada, más allá del espanto que genera el kirchnerismo en un sector del gremialismo, Moyano se encontró con otro obstáculo grande en su convocatoria: “No hay caldo de cultivo en la sociedad para una marcha en este momento. Los números del empleo están mejorando y la gente no ve que el Gobierno necesite el cachetazo que quieren dar Moyano y el kirchnerismo. El sindicalismo lo sabe. Y que no estén la mayoría de los grandes gremios es muy fuerte”.

Fuente: Clarín - La Nación

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.