access_time 17:37
|
4 de noviembre de 2009
|
|

El futuro de la energía en Argentina

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/028/454/000028454-200911energia_arg.jpg

Es notable la falta de discusión en materia energética y de las consecuencias erróneas que dejaron las políticas adoptadas en la década del 90. Además, en el juego de las diferencias, siempre terminamos perdiendo.

Flip





Existe actualmente una llamativa ausencia de discusión sobre el futuro energético argentino. Especialmente, sobre las consecuencias de las erróneas políticas adoptadas en la década del 90.

En aquellos años, recordemos, se priorizó una matriz energética basada en el gas natural de petróleo, al que se creía poco menos que eterno; como si las reservas pudieran mantenerse por inercia y sin realizar inversión alguna. Asimismo, se entregaron por cifras irrisorias los yacimientos petrolíferos y gasíferos, junto a las distribuidoras y destilerías. Por entonces, se decía que los contratos firmados con las corporaciones petroleras garantizaban el suministro por encima de los 23 años. Pero las condiciones acordadas nunca se cumplieron y las hoy menguadas reservas apenas alcanzarán para seis años.

Por eso, es imprescindible generar soluciones para que la Argentina no viva más a contramano de lo que pasa en el mundo.

El 2008 fue un año inmejorable –a escala mundial– en materia de exploraciones petroleras. Además de Santos y Río de Janeiro, en Brasil, se El futuro de la energía en Argentina 6 Octubre de 2009 destaca el campo Tíber, en el Golfo de México, zona que ha sido declarada, más de una vez, como mar muerto y, sin embargo, se siguen encontrado yacimientos importantes. También figuran Irak, Israel y, por supuesto, Venezuela, donde la española Repsol anunció el hallazgo del que podría ser el mayor depósito de gas encontrado en ese país.

Esta tendencia habla a las claras de nuevas oportunidades para la Argentina, donde tan sólo el 9 por ciento del territorio se encuentra explorado. Sobre todo, a partir de las nuevas tecnologías puestas en funcionamiento. Entre ellas, merece destacarse la que se utilizó en Estados Unidos para perforar las rocas de pizarra o esquisto, a las que se consideraba –hasta no hace mucho– imposibles de perforar.

Existen serias posibilidades de encontrar yacimientos de envergadura en nuestro país, pero hace falta invertir en ese inmenso tesoro negro que permanece inexplorado, tanto en el subsuelo continental como en nuestra plataforma marítima.

No obstante, así como en otros países se registran notables avances en materia de exploración y perforación de nuevos yacimientos, en Argentina la exploración es escasa; las perforaciones van en retroceso y los yacimientos se encuentran en franco deterioro.

Analistas privados estiman que, en los últimos 7 años, en el país se ha reducido la producción de petróleo en un 19 por ciento –en Mendoza es casi un 4%–, dejando a la producción nacional en algo menos de 37 millones de metros cúbicos anuales y a Mendoza en casi 5,6 millones.

La orientación seguida por países como Brasil o Venezuela (tan distinta de la nuestra) no se debe a un pase mágico. Sus respectivos gobiernos tomaron conciencia de la trascendencia que reviste la problemática de los hidrocarburos con relación al futuro y reconocieron sus deficiencias en tal sentido. A partir de ahí, con firmes decisiones económicas y políticas, se plantearon una estrategia a largo plazo.

Por el contrario, en la Argentina ni siquiera contamos con los estudios que permitan saber de qué manera se pueden atraer inversiones hacia este sector.

En primer lugar, deben actualizarse los precios internos del petróleo y el gas. Los 42 dólares que se pagan hoy por barril, a los que debe descontarse el impuesto del 12 por ciento para las provincias, son insuficientes, si consideramos que el costo de extracción ronda los 14 dolares en promedio, mas impuestos y tasas.

Para promover inversiones destinadas a la exploración y perforación, se debe pensar, seriamente, en llevar el precio del crudo a una cifra cercana a los 56 dólares, lo que permitiría, contrato mediante, la posibilidad de encontrar nuevas e importantes áreas de producción.

No hay demasiadas alternativas si queremos ampliar nuestro horizonte de reservas petroleras y de gas. Un horizonte que nos permita diseñar un futuro con más y mejores oportunidades.

Porque una Argentina autosuficiente en materia energética es posible.

TEMAS:

Varios

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.