access_time 01:04
|
2 de enero de 2007
|
|
pantalla chica

el éxito del drama en la tv

Según la crítica de Estados Unidos, durante el 2006 la televisión careció de comedia y se inclinó hacia las historias dramáticas.

     El 2006 fue el “año del drama” en la televisión de Estados Unidos (que generalmente marca tendencia en el resto del mundo), a juzgar por los expertos, que destacan la escasa presencia del género cómico, la popularidad todavía alta de los reality shows y el cambio de cara en los informativos nocturnos. “La principal historia este año en programación fue la gran oferta de nuevas series dramáticas”, explicó una especialista del diario The Washington Post.

    La columnista destaca que la tendencia contagió tanto a la TV por cable como a las grandes cadenas de señal abierta (NBC, CBS y ABC), que se lanzaron a producir ese tipo de series, animadas por el éxito de Lost y Desperate Housewives (cabe aclarar que la primera llegará este año a la tv abierta de nuestro país, y que la segunda ya tiene su versión local). Pero fueron pocos los que tuvieron éxito, algo que la periodista del Post atribuye a una oferta excesiva y a que muchos espectadores no encuentran tiempo para seguir todos los capítulos. Para vencer ese obstáculo, las grandes cadenas colocaron sus series en la web. “Este año, debido en gran parte a YouTube, fue el de la explosión del video en Internet”, dijo el comentarista del periódico Kansas City Star. Para este crítico de televisión, la tendencia marca una nueva forma de “ver la tele”, en la que el espectador decide cuáles son sus horarios. Entre los dramas que sí fueron exitosos se encuentra Héroes (que aún no se ha visto en Argentina) de la cadena NBC, elegida por el periódico Newsday como mejor serie del 2006 y elogiada también por Tim Goodman, columnista del San Francisco Chronicle y uno de los críticos televisivos más conocidos de Estados Unidos.

     Héroes cuenta la historia de varias personas que descubren que disfrutan de un talento especial, desde una indestructible animadora hasta el policía con telepatía. Buena recepción tuvo también Big Love (Gran Amor), de la cadena de TV por cable HBO, que debutó este año, y narra en la pequeña pantalla la poligamia, una práctica todavía habitual entre los mormones de Utah y Arizona pese a llevar más de un siglo prohibida. Entre las entregas más demandadas figuran además series que llevan ya algún tiempo en antena como CSI (CBS), que debutó en el 2000 y sigue las andanzas de un equipo de forenses que investigan muertes y crímenes misteriosos.

     La famosa serie de mafiosos Los Sopranos (HBO) siguió atrayendo audiencia, al igual que 24 (Fox), en la que se relatan los esfuerzos del agente Jack Bauer (Kiefer Sutherland) para prevenir atentados terroristas, y Grey’s Anatomy (ABC), un drama médico. Dentro del género dramático, la tendencia de la temporada fue la puesta en escena de series de intriga en las que generalmente hay algún crimen pendiente de solución. En esa línea se sitúan Kidnapped (NBC) que aborda un secuestro en cada episodio, Smith (CBS) sobre un grupo de ladrones profesionales que mantienen su “trabajo” al margen del resto de sus vidas, la propia Héroes, y Daybreak (ABC) en la que un policía acusado de asesinato trata de reconstruir una y otra vez lo sucedido en un solo día para descubrir lo que verdaderamente ocurrió.

    Además, hay que destacar el cambio generacional en los informativos nocturnos, que comenzaron a marcar una tendencia que seguramente se extenderá pronto a Latinoamérica: el hecho de incluir conductores más a lo Hollywood, con marcadas características de estrellas de cine. De momento, los niveles de audiencia acompañaron este nuevo tipo de animadores que remplazó a los conductores serios.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.