Alerta de Defensa Civil por tormentas en distintas zonas de Mendoza
access_time 22:27
|
23 de abril de 2007
|
|
DICTAMEN DEL GOBIERNO

El EPAS controlará el agua que vaya al Dalvian

El Ministerio de Ambiente y Obras Públicas le dio incumbencia al ente para regular el proyecto hídrico que llevan adelante los Vila en el piedemonte

     La empresa Dalvian perdió un round importante en su pelea para llevar grandes volúmenes de agua desde una planta de Obras Sanitarias Mendoza (OSM) al barrio privado que posee en el piedemonte. El Ministerio de Ambiente y Obras Públicas acaba de emitir un dictamen en el que fija que el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) tiene incumbencia para regular el proyecto hídrico de la familia Vila.

    Esta postura avala la posición del ente de control, que pretende intervenir en el acueducto para controlar el volumen de líquido que tomará el barrio privado de la planta potabilizadora de Alto Godoy y evitar que se produzca escasez en otras zonas del Gran Mendoza. Con el dictamen de la Asesoría Legal de Obras Públicas, el Gobierno opinó distinto a la Fiscalía de Estado, que sostuvo en dos resoluciones que el ente de control del agua no puede tener ninguna intervención en la construcción del acueducto por tratarse de un acuerdo entre privados (OSM y Dalvian). No obstante, la subsecretaria de Servicios Públicos, Patricia Gutiérrez, aclaró que la última palabra en el tema la tendrá la Asesoría de Gobierno. De hecho, Gutiérrez ya le envió el dictamen del ministerio al asesor César Mosso Gianinni, quien deberá poner en la balanza las opiniones y tomar una decisión.

CANTIDADES. El dictamen del Ministerio de Obras Públicas trascendió poco después de que la empresa OSM ratificara, por nota, el contrato que tiene desde el 2002 con el Dalvian para venderle excedentes de agua contratados. Sin embargo, en esta pelea no se discute la validez del contrato OSM-Dalvian para la compra de agua en bloque, sino los volúmenes de líquido en juego. Así lo indicó hace dos semanas el presidente del EPAS, José Luis Mendoza.

    El organismo de control explicó que el cupo máximo de agua que le puede vender OSM a la familia Vila es de 38 litros por segundo. Sin embargo, el caño que ya habría comenzado a construir el Dalvian permitiría transportar al piedemonte 80 litros por segundo, lo cual provocaría falta de agua para el resto de la población. Técnicos de la UNCuyo se expresaron en el mismo sentido. El ingeniero Mendoza también especificó que el excedente de prestación que actualmente aprovecha el Dalvian no significa que sobre el agua, sino que refleja que sus habitantes no reciben un mejor servicio de agua porque OSM no ha hecho las obras necesarias para optimizarlo.

    Así lo explicó el jefe del EPAS: “Ustedes ven la cantidad de edificios nuevos que se están construyendo en Ciudad. Vamos a priorizar las zonas que se están atendiendo. El día de mañana, si se empieza con la renovación de plantas y hay un aggiornamiento de la captación y potabilización de agua, el Gran Mendoza puede tener otra disponibilidad”.

CAUTELA. A pesar del apoyo que dio al EPAS, la cautela marca los pasos del Gobierno provincial en el conflicto por el acueducto del Dalvian. El temor del Poder Ejecutivo es que la familia Vila termine realizando una demanda millonaria contra el Estado si se cae el proyecto. A esto se agrega la postura de la Fiscalía de Estado, que en sus dos resoluciones amenazó con iniciar acciones legales contra los funcionarios y organismos que bloquearan la construcción del acueducto.

    Por esta razón, la cartera de Obras Públicas dejó en claro que el reciente dictamen a favor del EPAS no cuestiona la realización de la obra. De hecho, el Gobierno, desde hace tiempo, sondea una solución intermedia: ponerle al acueducto medidores para controlar que el Dalvian no tome más agua que la que autoriza el ente regulatorio.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.