access_time 13:29
|
24 de julio de 2006
|
LA INTERNA RADICAL

?El enojo de Iglesias es con él mismo?

Desde el sector del gobernador, el diputado Andrés Marín criticó duro a Roberto Iglesias por sus últimas acusaciones. Dijo que el ex gobernador traicionó al partido

         Cobistas e iglesistas se están empujando con fuertes palabras para ver quién salta primero del radicalismo. Desde los dos sectores se envalentonan en sostener que cada uno, desde su lugar –uno, cerca de un acuerdo con Néstor Kirchner y otro, en la vereda de enfrente–, representa mejor a su partido. Pero las últimas declaraciones del presidente de la UCR nacional, Roberto Iglesias, en contra del gobernador Julio Cobos, dejó otro halo de molestias. A través del diario Los Andes de ayer, lo trató de “mentiroso, alcahuete y entregador”, por su relación con el presidente de la Nación y su posible alianza política para el año que viene.


        La respuesta, esta vez, no llegó de parte del mismo Cobos, ni de sus allegados de la Casa de Gobierno, sino de la Legislatura. El presidente de la Cámara de Diputados y seguidor del vicegobernador Juan Carlos Jaliff, Andrés Marín, interpretó las palabras del ex gobernador mendocino como que “el enojo de Iglesias es con él mismo, por haber puesto a Cobos como candidato a gobernador del partido”.


ALIADOS.


       La estrategia del cobismo en esta oportunidad fue que uno de los seguidores de Jaliff, aliado incondicional del gobernador en este tironeo interno, fuera quien contestara. De todas maneras, bajo el anonimato, uno de los laderos de Cobos no pudo con su genio y lo acusó a Iglesias de “provocador y pendenciero”. Incluso dijo que “su problema es que el poder se le está escurriendo por entre los dedos y eso lo hace decir cosas que no corresponden y faltarle el respeto al gobernador”. La arremetida de Marín fue en el mismo sentido, pero estuvo más claro a la hora de interpretar la situación:


         “La cosa es que tenemos que elegir entre dos peronistas (Kirchner o Roberto Lavagna) y él no se banca que un sector del partido elija lo contrario”. Y fue más allá al decir que, por lo menos, el cobismo ha dicho quienes pueden ser sus candidatos en la provincia y que ve bien una reelección de Kirchner. “Ellos no han presentado a nadie. Ahora, que Iglesias no se haga el hipócrita, porque nos critica, pero él tampoco quiere presentarse como candidato a presidente porque sabe que va a sacar el 2 por ciento de los votos”.


       Es más, recordó que en las elecciones del 2003, cuando el iglesista Sergio Bruni era presidente de la UCR local, el comité redactó un documento por el que le daba libertad de acción a los afiliados, porque sabían que el partido tendría pocas chances de ganar los comicios cuando el candidato a presidente fue Leopoldo Moreau.


¿AFUERAOADENTRO?


       Para Marín, primero tendrían que decidir, puertas adentro del partido, quién es el candidato nacional, y luego discutir qué pasará en la provincia.Y, en cuanto a que “Cobos no pertenece más al radicalismo”, tal como dijo Iglesias, el legislador consideró que “nadie se ha ido del radicalismo, ni piensan hacerlo”. Incluso, sostuvo que Iglesias actúa de una forma autoritaria, “como si el partido fuese de él”. El ex gobernador también catalogó a Cobos de traidor y Marín le contestó que “él también traicionó al partido, porque antes estaba en contra de Moreau y Alfonsín, y ahora que está solo, está de su lado. En la política no hay vírgenes y eso debe recordarlo Iglesias todos los días”.


       Rememoró cuando, en los últimos comicios provinciales, fue el mismo Iglesias quien decidió que Cobos fuese en las listas de varios partidos. Otro de los asesores del gobernador tampoco pudo ocultar su malestar. Si bien, para mantener la estrategia del sector, prefirió que sus palabras fueran extraoficiales, aseguró que en el resto de las provincias y distritos comandados por la UCR entienden mejor la estrategia de construir un nuevo radicalismo que algunos sectores de Mendoza. En la entrevista publicada ayer, Iglesias buscó poner al borde del abismo al cobismo al pedirle que se defina, y amenazando con elecciones internas ya mismo.


       Pero desde la vereda de enfrente aseguraron que el único que tiene apuro es el propio ex gobernador, porque “hay que hacer lo que la carta orgánica partidaria manda, que es convocar a internas el año que viene”. Falta un año para que las piezas del rompecabezas político queden acomodadas, pero las peleas intestinas del radicalismo y el posicionamiento de Cobos a nivel nacional están apurando los tiempos. Y la crisis no es para menos, si se tiene en cuenta que el poder se lo está disputando el presidente de la UCR nacional y el hombre que K mira con buenos ojos para que lo secunde en las elecciones del 2007.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.