access_time 15:31
|
18 de agosto de 2006
|
CRISIS EN ORIENTE MEDIO

El Ejército libanés toma posesión

Las fuerzas armadas libanesas no tenían control del sur del país desde 1967. Ayer fueron recibidas con flores por los habitantes y con declaraciones de amistad por Hezbolá.

    El Ejército libanés afrontó ayer el mayor desafío de su historia reciente al iniciar el despliegue de 15.000 efectivos al sur del río Litani, una zona fuera de su control desde hace décadas, y en la que tendrá que desempeñar un papel extremadamente delicado en el mantenimiento de la paz. El traslado de las tropas se efectuó a buen ritmo y un contingente de 2.500 soldados ha conseguido ya cruzar la frontera del río Litani y entrar en la zona más devastada por el último conflicto, sobre la que el Ejército no tuvo control alguno desde poco después del inicio de la Guerra de los Seis Días, en 1967.

BIENVENIDA.Muchos habitantes del sur salieron al paso de los convoyes militares para saludar a los soldados, mientras agitaban banderas de Líbano y arrojaban flores sobre los camiones, que iban cargados de colchones y camas para ayudar a la población a restablecerse. El primer convoy de blindados ligeros y vehículos de transporte, compuesto por decenas de unidades, cruzó el Litani a través de una construcción improvisada en el lugar donde antes estaba el puente de Kasmiyeh, destruido por Israel, a una decena de kilómetros de la ciudad de Tiro.

    Los soldados libaneses instalaron unos grandes tubos de hormigón cubiertos de tierra en una zona poco profunda del río para poder vadearlo por ese paso, ya que todos los puentes sobre el Litani fueron destruidos por la aviación israelí. En la entrada sur del puente improvisado, los militares instalaron una garita y colocaron un letrero con la inscripción “Todo por la patria”.

    Ya más hacia el sur, en Tiro, los soldados entraron a pie entre las aclamaciones de los vecinos, mientras que vehículos blindados de la Fuerza Provisional de Naciones Unidas en Líbano (FPNUL) se mantenían en la entrada norte de la localidad. Los militares izaron la bandera libanesa en cada localidad a la que llegaron, y en Maryayun, donde se instalará el cuartel general de todas las fuerzas desplegadas en el sur, las tropas realizaron una pequeña ceremonia y una parada militar.

DOBLE APOYO. El general Sar Sijani, comandante de la Décima Brigada de Infantería y máximo responsable de la operación de despliegue en el sur, aseguró durante el acto que las fuerzas israelíes “habían olvidado que el Ejército está apoyado por su pueblo y por la resistencia”. “La presencia de ustedes aquí significa la victoria del pueblo”, subrayó dirigiéndose a los soldados, y afirmó que se desplegarán en la región “para garantizar la seguridad de los ciudadanos”.

    Maryayun, con 10.000 habitantes, es la localidad libanesa más importante de la frontera y está situada a 9 kilómetros de Israel y a siete kilómetros al noreste de la línea azul, el trazo que la ONU marcó en el año 2000 para certificar la retirada del Ejército israelí del sur de Líbano. El edificio que acogerá el cuartel general de las fuerzas del sur ha sufrido algunos daños por los bombardeos israelíes. La mayoría de sus habitantes abandonaron la localidad durante la guerra y pocos han regresado todavía. El ministro de Energía libanés y miembro del grupo chií Hezbolá,Mohamad Sneigh, declaró que su movimiento “da la bienvenida al Ejército”.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.