access_time 12:22
|
22 de agosto de 2006
|
CRISIS EN ORIENTE MEDIO

El Ejército israelí atacó a Hezbolá

Para Israel, se actuó en defensa propia. George Bush, presidente de Estados Unidos, reclamó el despliegue urgente de una fuerza multinacional de paz. Además, anunció ayuda para las víctimas.

    El Ejército israelí disparó ayer “en defensa propia” contra un grupo de guerrilleros armados de Hezbolá, alcanzando, al menos, a dos de ellos, informaron fuentes militares. Un portavoz de las Fuerzas Armadas informó que el incidente tuvo lugar cerca del pueblo de Shama, en el suroeste de Líbano, cuando un grupo de milicianos de la agrupación chií Hezbolá se acercó a soldados israelíes “de forma amenazante”.

    Los soldados, dijo la fuente, habían detectado a los milicianos desde hacía tiempo, pero no actuaron contra ellos hasta que los vieron acercarse armados con el citado aire “amenazante”. La resolución 1.701 de la ONU, que fija las condiciones del alto el fuego en Líbano, permite a las tropas israelíes actuar en defensa propia.

FUERZAS DE PAZ. Mientras se registraron algunos ataques en Líbano, el presidente de EEUU, George W. Bush, reclamó ayer el despliegue urgente de una fuerza multinacional que vigile el cumplimiento de la tregua en Líbano y anunció el envío de un paquete de ayuda humanitaria y de reconstrucción a ese país. “La comunidad internacional debe designar el liderazgo de esta nueva fuerza internacional, darle reglas sólidas de compromiso y desplegarla lo antes posible para asegurar la paz”, declaró el presidente en rueda de prensa en la Casa Blanca.

    El llamamiento de Bush se produce ante los crecientes temores de que fracase el frágil alto el fuego que el 14 de agosto puso fin a un conflicto de 34 días entre Israel y la guerrilla libanesa Hezbolá y que, según el gobierno de Líbano, ya ha sido violado por las fuerzas israelíes. Aunque el presidente de EEUU reconoció que la diplomacia a veces “puede ser frustrante”, insistió en que la comunidad internacional debe hacer lo posible por lograr un consenso en torno a la fuerza de paz de las Naciones Unidas porque “la necesidad es urgente”.

    Esa fuerza se encargará de ayudar al gobierno libanés a recuperar el control de todo el país y además, dijo, será una herramienta clave para garantizar que las milicias de Hezbolá no consigan rearmarse con la ayuda de Irán o Siria, países a los que Bush volvió a tachar de patrocinadores del terrorismo. La tardanza en el despliegue se debe a la falta de un acuerdo sobre las contribuciones que los distintos países deben hacer a la futura Fuerza Provisional de la ONU para Líbano (FPNUL).

    Esa fuerza, que ahora cuenta con 2.000 soldados, será ampliada hasta unos 15.000, como respaldo al despliegue del Ejército libanés en el sur del país y, en principio, todo apunta a que estará liderada por Francia. No obstante, el hecho de que las autoridades francesas hayan confirmado el envío de un contingente de sólo 200 efectivos adicionales a la zona ha generado dudas en torno a ese liderazgo, e incluso ha llevado a Israel a pedir a Italia que asuma el mando de la FPNUL. Bush no ha hablado de quién debe estar a la cabeza de esa fuerza multinacional, pero sí ha reiterado que le gustaría que el compromiso de Francia fuese mayor.

    Aunque dejó claro que “estamos presionando a todos” para acelerar el despliegue de las tropas, también reiteró que espera que las autoridades francesas hagan una mayor contribución. La razón está, prosiguió, en que “Francia tiene una relación muy estrecha con Líbano.Hay lazos históricos”muy fuertes entre los dos países. “EEUU hará su parte” y contribuirá con ayuda logística y de inteligencia al nuevo contingente, ya que Bush insistió que es necesario no sólo para controlar el alto el fuego y evitar que Hezbolá siga siendo un “Estado dentro del Estado”, sino también para acelerar la entrega de ayuda humanitaria.

CONTRIBUCIÓN. En el ámbito humanitario, dijo,Washington se ha adelantado al despliegue de las fuerzas de la ONU con la distribución de más de 25 millones de dólares, de los 50 millones que inicialmente anunció para las labores de reconstrucción de primera necesidad. A eso hay que añadir más de 230 millones de dólares adicionales, destinados a operaciones de ayuda humanitaria y de reconstrucción, que incluyen una partida de 42 millones para entrenar y equipar a las fuerzas armadas libanesas y 25.000 toneladas de trigo que se van a distribuir entre la población. Esos fondos, dijo Bush, ayudarán a los libaneses a retornar a sus hogares, a reconstruir sus viviendas y a restaurar puentes y carreteras.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.