access_time 21:56
|
9 de septiembre de 2019
|
Investigación en Guaymallén

El dramático caso del niño golpeado en manada que lucha por su vida

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1568074620637Notti.jpg

La víctima, de 13 años, se encuentra internada en Terapia Intensiva del Hospital Humberto Notti con respirador artificial. Un grupo de entre 15 y 10 sujetos la corretearon y agredieron. Puñetazos, patadas; palazos y hasta un televisor fue utilizado para dejarla inconsciente. Hay un detenido y otros tres sospechosos son buscados.

Un niño de 13 años lucha por su vida desde la noche del sábado, cuando un grupo de sujetos le propinó una brutal golpiza en Guaymallén. Al parecer, la víctima fue atacada a puñetazos y patadas, pero la herida que lo dejó en estado crítico fue por un golpe que le dieron en la cabeza con un televisor. El menor permanece alojado en Terapia Intensiva del Hospital Notti.

En tanto, por el ataque había sólo un detenido, apodado el Mamanina (se reserva su identidad por pedido de los pesquisas), quien quedó a disposición de la fiscal de Homicidios Claudia Alejandra Ríos, quien lo iba a imputar en las próximas horas. Mientras que otros tres sujetos, de quienes sólo aportaron sus alias, se encuentran prófugos y pendientes de individualizar.

Ver también: Un niño está grave tras recibir un brutal golpiza en Guaymallén

Si bien en un principio testigos mencionaron que los agresores fueron entre quince y diez personas, sólo los cuatro mencionados participaron activamente en la golpiza contra la víctima. De todos modos, no descartan que se sumen otros sospechosos.

Por otro lado, los pesquisas buscan determinar cuál fue el móvil del ataque en manada y se manejan dos hipótesis. La primera señala que el menor tuvo un altercado con el grupo y este lo persiguió para apalearlo. Mientras que la segunda indica que los agresores tenían problemas con uno de los hermanos del chico y lo golpearon a modo de venganza.

Salvaje

La información a la que accedió El Sol sostiene que la víctima salió de su domicilio del asentamiento Frigorífico La Lagunita de El Bermejo para asistir a un cumpleaños en el barrio Lihué, al cual nunca alcanzó a llegar.

En el camino, el chico se cruzó con un grupo de unos diez jóvenes oriundos de una barriada aledaña. Al parecer, estos empezaron a provocar al menor, quien intentó escapar de las agresiones, por lo que empezaron a corretearlo.

La reconstrucción indica que, pese a los esfuerzos de la víctima para escapar y resguardarse en algún lugar, fue alcanzado por la turba en la intersección de calles Capilla de Nieve y Colón. Allí, varios de los sujetos lo golpearon hasta dejarlo en grave estado.

Para eso, los sujetos tomaron palos para agredirlo. Pero el golpe que lo dejó completamente inconsciente fue propinado con una pantalla tipo monitor o un televisor, surgió en las testimoniales.

Tras dejarlo tendido en el piso, el niño debió ser llevado de urgencia en una ambulancia al Hospital Notti. Una vez allí, fue revisado por un médico de guardia que le diagnosticó traumatismo de cráneo grave con hemorragia cerebral, revelaron fuentes judiciales.

Por esa razón quedó internado en cuidados intensivos de ese servidor público y se encontraba asistido con soporte mecánico para respirar, agregaron.

Capturado por otro hecho

En paralelo al traslado e internación de la víctima en el Notti, efectivos de Investigaciones dieron inicio a las averiguaciones correspondientes a fin de individualizar a los autores.

La madre y el padrastro de la víctima fueron ubicados en la villa de emergencia donde residen y los trasladaron a una sede judicial para entrevistarlos. Sin embargo, no pudieron aportar datos reveladores a los pesquisas, ya que no habían presenciado el ataque y recién tomaban conocimiento sobre la situación.

Del mismo modo, también fueron llevados a una dependencia los dos hermanos del menor, debido a que los detectives ya manejaban la versión del conflicto con uno de ellos, pero el resultado fue el mismo: no esclarecieron el ataque que acababa de sufrir el menor.

Seguidamente, entrevistaron a vecinos del Lihué y personas que estaban circulando por la zona y dieron con un testigo presencial. Este fue quien aportó los apodos –no conocía los nombres completos– de los cuatro sujetos que están sindicados en el expediente (se reservan los mismos para no entorpecer la pesquisa).

Ya durante la madrugada del domingo se constató que uno de los señalados agresores había sido aprehendido con otros tres varones y una chica por provocar daños en la vía pública en esa zona del distrito Belgrano. Se trataba del Mamanina.

Los detectives buscaron constatar si los otros jóvenes que habían sido detenidos con el sospechoso también participaron en el hecho, pero algunos de ellos ya habían sido entregados a sus padres porque son menores de edad, explicaron.

De ese modo, el Mamanina quedó a disposición de la fiscal Ríos, quien enfrentaría en las próximas horas una imputación por tentativa de homicidio, aunque aguardaban el resultado de una serie de medidas para definir su situación procesal.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.