access_time 16:15
|
23 de agosto de 2006
|
HUMOR

El dinero plástico

La moneda es más antigua que la especulación. Algunos usaron granos, por lo que puede suponerse que los adolescentes eran ricos; otros, cabezas de ganado; otros, sal, y de ahí viene el nombre ?salario?.

    La moneda es más antigua que la especulación. Algunos usaron granos, por lo que puede suponerse que los adolescentes eran ricos; otros, cabezas de ganado; otros, sal, y de ahí viene el nombre “salario”. Luego se usó metal, oro, plata, bronce, cobre con una marca o sello que garantizaba su peso y su valor. Había nacido la moneda. Junto con ella tuvieron nacimiento: el cambio, la propina, la limosna, el monedero, la alcancía, los bolsillos y la rastra de los gauchos.

    Los romanos se encargaron de nombrarla, porque la palabra moneda proviene del latín Moneta, lo que demuestra que ya, por aquella época, tuvo su primera versión el espectáculo Argentina en Mendoza. Los billetes fueron muy posteriores, cuando el papel adquirió un papel preponderante. Con el billete se inventó el papel moneda. El plástico, sí señor, el mismo plástico que desplazó al cuero, a la madera, a la piedra, a las plantas, al vidrio, a la cerámica y al busto femenino ahora llega hasta nosotros para desplazar la moneda.

    Llegó el dinero plástico. El que no tenga tarjeta de crédito dentro de poco va a quedar afuera del sistema. Es todo un avance, che, un paso decisivo hacia el famoso estilo de vida americano y las costumbres del primer mundo. ¿Y todo gracias a quienes? Pues a los senadores. Fueron los senadores argentinos los primeros en aceptar sin restricciones la Banelco.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.