En vivo: el eclipse parcial de luna

access_time 08:48
|
8 de julio de 2019
|

El dilema del prisionero

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1562586198436Dilema-Prisionero.jpg

No siempre lo que a simple vista parece una situación tensa lo es. Es cuestión de cambiar el punto de vista y la nueva perspectiva mostrará que el secreto es alejarse de los problemas para ver que siempre hay solución.

Semana entre eclipses, con posiciones astrológicas que pondrán en duda verdades y generarán un escenario de estrés y presión por dos opciones incompatibles.

El dilema del prisionero es un elemento de la teoría de juegos con aplicación a la matemática, las finanzas y la sociología. La película "Una mente brillante", basada en el descubrimiento del equilibrio de Nash, dio a conocer este concepto.

¿De qué se trata? Básicamente, habla de la probabilidad de cooperar o competir en una situación en la cual se desconoce lo que el otro realizará.

Se opone al equilibrio de pareto (mínimo resultado óptimo para todos, sin disminuir el beneficio de un elemento individual). El dilema del prisionero indica que haga lo que haga está condenado, porque no puede confiar en la voluntad de cooperación del otro. Desde esa mirada, este problema de la teoría de juegos ha favorecido extensos análisis sociológicos y filosóficos en relación con la naturaleza humana.

Cooperar versus competir, ese pareciera ser el problema irresoluble, al menos desde una mirada ontológica. Desde la astrología, los dilemas vienen expresados por configuraciones de 180°, es decir, dos planetas se miran de manera opuesta y esto genera una gran tensión, traducida en una necesidad de elegir por uno u otro, pero siempre de la mano del costo de lo no elegido.

¿Cómo se traduce esto en nuestra vida cotidiana? Vivimos inmersos en situaciones que asimilamos como el dilema del prisionero: el éxito profesional versus la vida familiar, la vida material versus la vida espiritual, el propio reconocimiento versus el reconocimiento del equipo, la propia identidad versus la relación con otro, y así podríamos seguir enumerando situaciones de vida que nos llevan a una insatisfacción constante, porque cualquiera sea nuestra elección siempre perdemos.

¿Estamos condenados a este tipo de elección? No. Desde la astrología, la única forma de integrar una oposición es generar un cambio de perspectiva. Imagine lo siguiente: si tiene una cuerda y en cada uno de sus extremos hay una persona jalando y usted es una de ellas, hay un conflicto. Ahora, si observamos desde arriba y vemos esta misma figura, veremos a dos personas unidas por una cuerda, que, tal vez, si se ponen en movimiento, generan una figura similar al símbolo del infinito. Esa es la clave, los polos se nutren no se desconectan. Ese cambio de perspectiva sólo ocurre cuando uno deja de ser el centro del problema y comprende que la vida es mucho más compleja, no necesariamente más difícil.

Urano, planeta de las sorpresas, esta semana estará iluminando nuestra voluntad y nos brinda la oportunidad de comprender que sólo existe el dilema cuando elegimos no perder el control. Esta configuración es un proceso, no un pulso, y está marcando el cambio de los próximos tres años. Haga una pausa, observe su vida, sus obligaciones, su rutina, sus deseos, sus sueños, sus necesidades, sus anhelos y descubra el dilema del prisionero dentro del cual hoy está inmerso y aproveche esta oportunidad de dar un giro y liberarse.

Pese al deslumbrante fenómeno astronómico que acabamos de vivir, por el que fuimos testigos de la belleza absoluta de un universo que funciona más allá de nuestra comprensión, muchos de nosotros a veces continuamos creyendo en la teoría geocéntrica y nos comportamos como si la Tierra fuese el centro del universo. Esta semana abra su mente, viva libre.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.