access_time 20:50
|
20 de julio de 2006
|

El destructor Zonda

El viento dejó todo calentito y la temperatura política subió al compás del Zonda. Seguridad sigue siendo un dolor de cabeza y, aunque hay esperanza, algunos nuevos nombres suenan muy raro. Nuevas estrellas en la Koncertación comparten cartel con el gobernador.

    El Zonda pasó arrasándolo todo, dejando en su andar miles de afectados y una imagen de que la solidaridad no es lo que sobra en esta provincia, como tampoco que estamos cien por ciento preparados para afrontar emergencias. Y también parece que no estuviéramos todavía preparados para saldar diferencias políticas sin antes transformar todo en una escena similar a una riña de gallos.


      Todo es subterráneo, todo se conoce por trascendidos e infidentes, todo se refleja después en la realidad. Sin embargo, los protagonistas se empeñan en negar lo que se ve sin esfuerzo, es como si creyeran que negar la realidad les va a ayudar a cambiarla, cuando cualquiera sabe que es todo lo contrario.


 SEGURIDAD, TODO UN TEMA.


       Julio Cobos sigue sufriendo con su materia pendiente más acuciante: la seguridad. Si bien por primera vez en mucho tiempo siente que logró armar un equipo homogéneo sin internas, no es menos cierto que ha alejado a Miguel Bondino de su círculo más intimo y que en el edificio de la calle Salta están trabajando contrarreloj para mostrar resultados y recuperar algo de confianza. Por lo menos, es cierto que parecen dispuestos a tener una apertura un poco más amplia con los medios, algo así como recuperar el centro de la escena.


       Pero no todo es eso; se sabe que pocas cosas como la seguridad tienen que ver con sensaciones. En fin, todo en la vida tiene que ver con sensaciones, con percepciones, con la visión que cada uno puede recoger de su diario vivir. Es quizás por eso que desde el ministerio y su nueva cúpula policial apuestan mucho a mostrar a la policía en la calle, en los lugares donde la conflictividad es mucha, donde la sensación de inseguridad es alta, acompañando todo esto con una fuerte presencia política.


        El desafío no es menor porque, se sabe, la presencia policial en la calle suele amedrentar a los delincuentes pero, por lo general, no es que se queden en sus casas, sino que se van corriendo de lugar, trasladando las zonas de conflicto. Sin embargo, hablando de sensaciones, los hombres de Seguridad ven con cierta esperanza un fenómeno que se viene dando, y que desde los medios también comenzamos a observarlo, y es que los ciudadanos ya empiezan a entender que no todo es sólo responsabilidad de la Policía.


       La Justicia tiene también su cuota parte importante en el combate y prevención del delito. “La gente ya nos reconoce que estamos trabajando y comienza a reclamar con más energía a los jueces”, asegura un alto jefe policial mientras hablamos de sus ideas para poder combatir el delito.


 NO TODO SON ROSAS.


        A veces, se sabe, las compañías suelen definir muchas cosas, por eso todo lo que se hace en seguridad puede quedar empañado por una mala elección. Algo de eso puede estar pasando. Anda rondando por allí un nombre que, según dicen, llegaría a encargarse de la comunicación de ese ministerio, medio desde las sombras. Mario Limeses, un hombre vinculado a los medios del Sur, con algunas datos que preocupan.



        Limeses tuvo activa participación con algunas publicaciones en San Rafael en la campaña de desprestigio y aprietes que en su momento montó Raúl Moneta contra empresarios, jueces y políticos, y ahora, sin ir más lejos, es coequiper del inclasificable Cristian Pérez Barceló en un programa radial, los sábados en la mañana, que en el Sur levanta muchas sospechas por sus comentarios y accionar.


       Como para cerrar el círculo, ese programa va por la FM que retransmite en San Rafael Radio 10, sí, la radio de Daniel Hadad, el socio de Raúl Moneta. Las abuelas decían: “Si tiene cola de perro, cara de perro, cuatro patas y ladra: es perro”.Habrá que observar de cerca esos movimientos.


EL ZONDA DEL RADICALISMO.


       Mendoza, sin dudas, fue cuna de muchas cosas, buenas y malas. Ahora, los malos de siempre, dicen que Mendoza será la cuna de las destrucción del radicalismo. Lo cierto es que la torillita española con jamón crudo que se comió Julio Cobos en el Club Español en compañía de personajes importantes como Martha Oyanarte, el ex funcionario delarruista e ibarrista Gustavo López, el sociólogo Ricardo Rouvier y casi 200 dirigentes radicales y de varias extracciones más, se le atraganto a unos cuantos radicales anti K.


       “Mendoza está rara, se ha transformado en la líder de todas las facciones del radicalismo, los recontra anti K, con Iglesias a la cabeza, los recontra K, con Cobos al frente, y los que ‘a río revuelto ganancia de pescadores’, con Sanz a la cabeza. Todos ven la posibilidad de colar algo en esta mescolanza”. La definición la larga un amigo periodista de la City que nos contó, vía correo electrónico, varias cosillas de estos días de tormenta.


          El mismo amigo, que por ahora se mantiene a salvo de las iras kircheneristas contra el periodismo, asegura que en los restoranes que frecuentan los operadores del mundo K, se dice que la alianza con Julio Cobos es indestructible y dará frutos en breve, aunque también creen que los frutos serán más para la carrera personal del gobernador que para la provincia.


       En esos mismo restoranes, donde te cobran un bife 60 mangos y en la mesa, para hacerse los entendidos, sólo piden Catena Zapata o Luigi Bosca, también comentan que el ataque feroz contra el sanrafaelino Ernesto Sanz fue prudentemente meditado por El Chino Zannini y el matrimonio Kirchner:“Es que de esa manera le crean más frentes de conflicto a la interna radical y transmiten el mensaje de que mejor es ir a comer al Club Español que someterse al denuesto presidencial en una tribuna”.


        Pocas veces la política nacional tuvo una participación tan activa en la local, de tal manera que así como a nivel nacional el radicalismo se debate en un intríngulis sin solución, lo mismo pasa aquí con el justicialismo, que no sabe si escribir con C o con K. Mientras todo esto ocurre, Cobos ya no será la única figura fulgurante de la Koncertación. La llegada de Luis Juez, el intendente cordobés, le sacará reflectores al mendocino, pero no sus posibilidades nacionales, sino porque el universo K lo ve a Juez como el candidato a la gobernación de la provincia mediterránea.


      Por cierto, las dos estrellas se verán las caras en la cumbre de presidentes del Mercosur, a la cual nuestro gobernador concurrirá como invitado especial del presidente Se sabe que el Zonda pasa y sólo deja calentura y destrucción, y en la política cumplió su objetivo con creces.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.