access_time 18:28
|
6 de julio de 2007
|
|
JUSTICIA

El cura Von Wernich no quiso declarar

El ex capellán es juzgado por delitos de lesa humanidad, entre ellos, siete homicidios.

    El ex capellán de la Policía Bonaerense Christian Von Wernich se negó ayer a declarar en la primera audiencia del juicio oral que se le sigue por siete homicidios, cuarenta y dos privaciones ilegítimas de la libertad y treinta y un casos de torturas cometidos durante la última dictadura militar. “Siguiendo las indicaciones del doctor (Martín) Cerolini, quien es mi abogado, no voy a declarar y no voy a aceptar preguntas”, sostuvo Von Wernich cuando el Tribunal Oral Federal Nº1 (TOF) de esta ciudad le dio la posibilidad de prestar declaración indagatoria.
    Ubicado en el banquillo de los acusados, frente a los jueces, el ex capellán policial sólo respondió las preguntas de rigor sobre su situación personal. Declaró que su profesión es la de “sacerdote de la Iglesia católica, apostólica y romana, en la diócesis de Nueve de Julio” y que hasta que fue detenido, hace cuatro años, su sostén económico “era el aporte que me hace la Iglesia como sacerdote”. Señaló, además, que desde hace cuatro años contaba con una jubilación de la ANSES de “250 pesos por trabajos que hice como profesor” y que vivió en Chile seis años antes de regresar a Argentina, donde fue detenido en setiembre del 2003.
    Vestido con el cuello sacerdotal y con un chaleco antibalas, Von Wernich ingresó poco después de las 11 a la sala de audiencias del TOF 1 de La Plata para ubicarse en una silla contigua a la de sus abogados. Por orden del tribunal, integrado por Carlos Rozanski, Horacio Isaurralde y Norberto Lorenzo, en ese sector se instaló un vidrio blíndex para evitar posibles ataques de los asistentes al juicio. Desde allí, durante casi una hora y media, el ex capellán escuchó la lectura de la elevación a juicio con el detalle de los delitos que se le imputan y las pruebas y testimonios que los avalan.
     El fiscal Carlos Dulau Dumm indicó que Von Wernich tuvo una “conspicua intervención en el denominado Circuito Camps de centros clandestinos de detención, torturas y eliminación de personas desplegado desde las estructuras estatales durante la época de la dictadura militar”. El sacerdote “concurría asiduamente a algunos de los centros clandestinos del circuito, accedía a las zonas en las que se encontraban ilegalmente privadas de su libertad las víctimas, mantenía contacto directo con ellas e imponía tormentos principalmente psicológicos y morales a los prisioneros”, señala la acusación. También indica que esas conductas “conjugadas con las condiciones torturantes de detención y los padecimientos físicos, terminaban por constituir un cuadro decididamente horroroso”. Von Wernich también escuchó la enumeración de los actos de torturas y tormentos psicológicos sufridos por los testigos de parte.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.