access_time 13:03
|
17 de mayo de 2007
|
|

El consumo

El sociólogo Máximo Censo me decía el otro día: el mundo está cambiando el concepto sobre sus inquilinos, ya no le interesa tener habitantes, le interesa tener consumidores.

    El sociólogo Máximo Censo me decía el otro día: el mundo está cambiando el concepto sobre sus inquilinos, ya no le interesa tener habitantes, le interesa tener consumidores. El concepto implica una realidad que se está haciendo cada día más despiadada: los que no pueden consumir no interesan. Quiero decir, no le interesan a los sistemas económicos que por estos tiempos dominan a los sistemas políticos. Por lo que uno podría concluir que aquel que no tiene guita para administrar los gastos de una casa no está dentro de la economía. Si uno deja de hacer zapping por un ratito y se pone a consumir comerciales de cualquier canal, puede deducir que si no tiene tal auto ni tal perfume ni tal gaseosa, no puede ser feliz de ninguna manera.

    Cuando la marca internacional que auspicia las camisetas de Boca, por ejemplo, juzga que ya ha vendido suficientes camisetas de un modelo, lanza al mercado un modelo nuevo, para que los hinchas se vean obligados a actualizar su fanatismo y procedan a adquirir la prenda. La propuesta obedecería a crear una nueva necesidad para que el consumo aumente. Esto significa aprovecharse de un afecto popular.

   En el ingenio están las ganancias y en la variedad está el gusto, dijo el puerco espín y se enamoró de un cepillo.No se meten con la bandera argentina porque es el lábaro sagrado, porque si no ya estaríamos agitando paños celeste y blancos pero a cuadritos y con un sol parecido al del Banco de Mendoza. Es que, como va la mano, para muchos la palabra sociedad va a terminar significando todos menos yo. En fin, hay una vida mejor pero es carísima.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.