access_time 14:42
|
10 de agosto de 2006
|
JUAN JOSÉ ROJAS ORELLANA

El cónsul de Bolivia denunció amenazas

Dijo que lo amenazaron de muerte por teléfono. Lo atribuyó a gente que se benefició, durante años, robándoles a sus coterráneos.

   El cónsul de Bolivia en Mendoza, Juan José Rojas Orellana, denunció haber recibido amenazas telefónicas de muerte, que atribuyó a los que “durante muchos tiempo hicieron negocios con sus coterráneos”. Desde hace una semana, Rojas Orellana no atiende personalmente el teléfono del consulado, como era habitual desde que llegó a Mendoza, luego de que el presidente Evo Morales lo destinó a la provincia. Según explicó el diplomático, ya recibió cuatro amenazas telefónicas, en las que una voz masculina le decía que se fuera del país o lo iba a lamentar.“Me dijeron que me cuide y que prepare mi ataúd”, relató el diplomático.

    Rojas Orellana dijo que si las amenazas continúan, en los próximos días realizará la denuncia policial correspondiente, que no hizo hasta ahora por entender que sólo se trataba del enojo de gente “a la que se le terminó el negocio”. El diplomático dijo que los llamados y los insultos telefónicos no lo amedrentarán.“ No tengo miedo, vine a cumplir una función y a defender los intereses de toda la comunidad boliviana que trabaja con honestidad”, señaló.

NEGOCIOS. El cónsul denunció, hace unas semanas, que había gente que cobraba de más a los bolivianos para hacer los trámites y que incluso un fotógrafo argentino les tomaba los retratos para los documentos, sacando un rédito personal, cosa que no está permitida. “Había gente en el consulado que hacía negocios y se benefició mucho a costa de los trabajadores que necesitaban los papeles. Algunos se hicieron ricos”, explicó el diplomático. Rojas Orellana comentó que todas las denuncias que realizaron los bolivianos por esta situación irregular ya fueron elevadas a la Embajada de Bolivia en Buenos Aires, para que continúen la investigación.

EXPLOTACIÓN. El cónsul de Bolivia aseguró que muchos de sus coterráneos sufren una situación de explotación y discriminación en la provincia. Rojas Orellana explicó que recibió muchas denuncias de gente que no fue atendida en el sistema de salud e incluso que no fue recibida en las escuelas. “Quiero pensar que es desconocimientos de algunas personas que no están informadas sobre la legislación vigente”, señaló el diplomático.

    El cónsul dijo que otro de los temas que se debe abordar son algunos abusos que sufren los bolivianos en su relación laboral. “Si el jornal es 30, yo no quiero que les paguen 60, sino que efectivamente sean 30”, recalcó. Para intentar poner en marcha un sistema efectivo de controles, el cónsul ya pidió una audiencia con el ministro de Desarrollo Social, Sergio Pinto. “Mi intención es hablar sobre los controles laborales y los servicios de salud y educación”, aseguró Rojas Orellana.

RESIDENTES. En Cuyo viven alrededor de 160.000 residentes bolivianos, de los cuales unos 22.000 están en Mendoza. A ellos se suman los trabajadores temporarios que llegan a partir de noviembre. La mayoría se dedica a trabajos rurales y, según datos aportados por la Comunidad Boliviana de Ugarteche, 60% de los residentes son indocumentados, no sólo en Argentina, sino también en su propio país. Esta es una situación que se intenta subsanar con el programa de documentación que lanzó Evo Morales.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.