access_time 17:37
|
4 de octubre de 2006
|
|
Análisis

El Congreso brasileño, complicado

La nueva Cámara de Diputados de Brasil será una especie de bazar abierto a la compra y venta de fidelidades y un espinoso rompecabezas para el próximo presidente del país, advirtieron analistas políticos

    La nueva Cámara de Diputados de Brasil será una especie de bazar abierto a la compra y venta de fidelidades y un espinoso rompecabezas para el próximo presidente del país, advirtieron analistas políticos. No habrá una coalición con mayoría absoluta en la Cámara Baja, que, además, deberá luchar contra su reputación de ser considerada como uno de los entes más desacreditados de la política brasileña.

    El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, centro), tendrá otra vez la mayor bancada, con 86 de los 513 diputados, según escrutinios no consolidados del Tribunal Superior Electoral. Fragmentado y pragmático, no ha apoyado a ningún candidato presidencial y se divide en facciones que respaldan al actual mandatario, Luiz Inácio Lula da Silva, y al socialdemócrata Geraldo Alckmin, quienes disputarán una segunda vuelta el 29 de octubre.

    Como mayoría simple, el PMDB tendrá opción a presidir la Cámara, un cargo clave para definir la pauta de votaciones, con lo que podrá ayudar al gobierno que emerja de las elecciones del día 29 o ser uno de sus mayores obstáculos. Le siguen el socialista Partido de los Trabajadores (PT), de Lula, con 82 asientos; el derechista Partido del Frente Liberal (PFL), con 68, y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), de Alckmin, con 66 escaños.

    Si Lula es reelegido en la segunda vuelta de las presidenciales, tendría que negociar alianzas con el PMDB y con pequeños partidos para garantizar la gobernabilidad. Hoy, su respaldo incluye, además, al Partido Liberal (PL) y a otras formaciones de derecha, así como al Partido Comunista de Brasil (PCdoB) y al Partido Socialista de Brasil (PSB).

    El PT y todos esos partidos juntos sumarán 223 escaños, contra 257 en el Congreso actual y muy lejos de la mayoría simple necesaria para aprobar iniciativas del gobierno y más lejos aún de los dos tercios necesarios para enmiendas constitucionales. Algunos líderes regionales del PMDB han mostrado simpatía con Lula.

    Pero nadie apuesta a un apoyo legislativo automático, a menos que, en un segundo mandato, el presidente ceda parte del poder en forma de ministerios y altos cargos en empresas estatales. Alckmin, por su parte, candidato del PSDB y el PFL, contaría, en caso de ser electo, con el apoyo firme de 134 diputados (la cuarta parte), pero también tendría que negociar sus propios acuerdos. La actual oposición independiente, aliada al PSDB y el PFL, podría sumar otros 63 diputados.

    El territorio fértil para nuevos arreglos, más allá de las alianzas de hoy, lo representan partidos medianos o pequeños de centro, derecha e izquierda, que reúnen otros 211 escaños. Según analistas, se trata de siglas de alquiler que armarán un bazar de compra y venta de fidelidades a cambio de dinero o de influencias.

    Este año, el gran aliciente para las negociaciones partidistas es la llamada cláusula de barrera, instituida desde 1995 pero que entró en vigencia ahora. Por esa norma, los partidos que no alcancen al menos 5 por ciento de los votos nacionales y 2 por ciento en nueve de los 27 Estados no podrán formar parte de comisiones ni de la directiva de la Cámara Baja.

    También perderán el derecho a los recursos que el Estado destina a los partidos y los espacios gratuitos en medios de comunicación. Esta norma ha creado una nueva generación de “diputados zombies”, quienes negociarán alineaciones partidistas que poco tendrán que ver con las ideologías, según algunos especialistas.

    “Muchos partidos no superarán la cláusula y buscarán otro rumbo”, explicó a Efe el analista político Sylvio Costa, director de Congressoemfoco.“Se esperan nuevas fusiones partidistas, compra de diputados y hasta de partidos enteros. Estamos en Brasil”, afirmó en alusión a recientes escándalos que podrían repetirse.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.