access_time 17:37
|
16 de abril de 2018
|

El colectivero asesinado había cambiado su franco por el cumple de su hija

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15239110356000002390743.jpg

A Leandro Alcaraz lo persiguió la fatalidad: no tenía que trabajar este domingo, pero cambió con un compañero para no perderse un festejo con su familia.

El colectivero asesinado el domingo pasado mientras conducía el interno 103 de la línea 620, en Virrey del Pino, Buenos Aires, había cambiado su franco con un compañero para poder sumarse al cumpleaños de su hija de cuatro años, este lunes. 

Leandro Miguel Alcaraz quería compartir el festejo con su familia, hasta que dos disparos, uno en el cráneo y otro en el tórax, terminaron con su vida. Tenía 26 años.

El crimen ocurrió cerca de las 18 del domingo cuando dos pasajeros subieron en una parada en San Justo, localidad vecina a Virrey del Pino, y discutieron con Alcaraz por negarse a pagar el viaje.

Ninguno de los dos usuarios tenía la tarjeta SUBE. A pesar de eso, el chofer los trasladó hasta las calles Bueras y Concordia donde, según testigos, bajaron del colectivo y sin mediar palabra le dispararon. Luego, escaparon.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.