access_time 22:23
|
5 de marzo de 2007
|
|
BOCA JUNIORS - SAN LORENZO

El Ciclón se tomó revancha en la Bombonera

Los Santos se vengaron de la goleada por 7 a 1 del torneo Apertura y vencieron como visitantes al Xeneize con goles Ezequiel Lavezzi, Gastón Fernández y Andrés Silvera.

    San Lorenzo logró un reivindicatorio triunfo por 3 a 0 ante Boca Juniors en la Bombonera, de la mano del entrenador Ramón Díaz, que si bien no reparó en cifras el 1-7 del Apertura pasado, sirvió para darle impulso a una recuperación del equipo con la llegada del Pelado.

    Fue un gran triunfo de San Lorenzo que, después de un primer tiempo equilibrado, quebró a Boca en el segundo, cuando los dirigidos por Miguel Ángel Russo defendieron por casi media hora con apenas dos defensores, los centrales Daniel Díaz (de pobre labor, mereció ser expulsado) y Jonathan Maidana.

    Esta incomprensible decisión de Russo se produjo a los cuatro minutos del segundo tiempo, con el marcador 0-1, después de que en el entretiempo el técnico remplazara al juvenil marplatense Santiago Villafañe, por primera vez de titular en el lateral derecho, por Guillermo Barros Schelotto. Pero, en el instante mencionado, fue expulsado el otro lateral, Clemente Rodríguez, por pisar sin pelota a Diego Rivero, de gran tarea –colocó las asistencias del primer y el tercer gol–.

    Pese a quedarse con solamente dos defensores y ambos centrales, el técnico boquense tardó 28 minutos en incluir a Claudio Morel Rodríguez. En ese lapso, San Lorenzo hizo los otros dos goles, llegando cómodamente por los costados. Por el derecho, que ya había sido terreno fértil para que Rivero se mandara y lanzara el centro que Ezequiel Lavezzi clavó en la red con un cabezazo (luego se retiró lesionado y lo sustituyó Gastón Fernández), a los 20 minutos del primer tiempo, se hizo un picnic La Gata en el segundo.

    Y cuando fue por el medio, a los 19 minutos de la parte complementaria, el ex River también les ganó a Díaz y Maidana, insólitamente marcando en línea, pese a ser los únicos defensores, para anotar el segundo tanto después de un exacto pelotazo de su también compañero en los Millonarios, Osmar Ferreyra.

    Apenas siete minutos después se fue Rivero por la derecha y tocó al medio, le erró al balón Fernández pero no Andrés Silvera, quien, entrando solo, la clavó arriba, con el arquero Mauricio Caranta y El Cata Díaz instalados en la línea de sentencia.

    Ya por entonces, San Lorenzo era el que manejaba con comodidad los tiempos del partido, con Christian Ledesma como abanderado y Russo, quien había prescindido de varios titulares por el partido del jueves por la Libertadores, apeló también a Neri Cardozo para solucionar lo que a esa altura ya no tenía remedio.

    En tanto, Ramón Díaz se regodeaba sin manifestación alguna en el banco de suplentes o parado contra la línea de cal. Y ni hablar de los 3.000 hinchas santos que disfrutaban de la dulce venganza en la lejana tercera bandeja de la Bombonera. Fue éxito para un San Lorenzo que lleva tres victorias y un empate y hace ilusionar a todo Boedo, más allá de que el Clausura recién comienza. Pero su magnetismo hasta ayuda a ganar a un equipo no tan diferente al que dirigiera Oscar Ruggeri en el Apertura.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.