access_time 11:45
|
11 de enero de 2021
|
|

El caso del menor inimputable que en medio año fue detenido por dos asesinatos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1591646320152Portada%20Juanpi%20Mar.jpg
El Juanpi, otra vez complicado por un hecho de sangre. (Se pixela el rostro por ser menor de edad)

Se trata del "Juanpi", de 15 años, quien fue capturado por el crimen de Karen Ponce, ocurrido en Ciudad. En junio se entregó por un homicidio durante un asalto y lo liberaron.

A comienzos de junio del año pasado, un menor de edad se entregó cuando era buscado por el crimen de Marcos David Figueroa (30), ultimado durante un asalto a un bulo en el centro. Debido a que tiene 15 años, quedó a cargo de los Equipos Técnicos Interdisciplinarios (ETI), que decidieron que regresara a su casa con su madre.

Medio año después, el adolescente, conocido como el Juanpi, volvió a ser señalado por un asesinato ocurrido el domingo en el barrio Flores Sur de Ciudad. En esta oportunidad, la víctima fue Karen Jazmín Ponce (19), quien recibió un disparo letal durante una balacera contra su grupo de amigos.

Este lunes el sospechoso volvió a caer en las garras policiales, cuando caminaba junto a su madre por la plaza del barrio Cano, a metros de la Comisaría Sexta, donde quedó alojado a disposición de la Justicia Penal de Menores.

En esta oportunidad, será el fiscal Gustavo Fermache quien decida el futuro del presunto homicida y por sus antecedentes podría pasar al ex Cose.

Por la causa del asesinato de la joven también se encuentra sindicado otro adolescente, de 16 años, quien continuaba prófugo la mañana de este lunes.

Tiroteo en el oeste

Ponce fue ultimada pasadas las 3 del domingo cuando se encontraba junto a ocho amigos en la vereda de la manzana B del citado complejo, en calles Cristo Redentor Sur y Bicentenario.

Los jóvenes fueron sorprendidos por dos sujetos con casco a bordo de una motocicleta roja de baja cilindrada, quienes comenzaron a disparar contra el grupo.

En total, efectuaron seis disparos con una pistola de calibre 22 milímetros -se levantaron esa cantidad de vainas servidas en la escena-, de los cuales tres alcanzaron a las víctimas: uno le impactó Ponce en la espalda y dos a un amigo, de 17 años, en ambas piernas.

Los dos heridos fueron trasladados al Hospital Lagomaggiore en un vehículo particular, pero la peor parte se la había llevado la joven, quien ingresó delicada de salud. Los médicos la asistieron por la bala que tenía alojada en la región dorsal posterior izquierda. Pero, pese a los esfuerzos, falleció cerca de las 4.

Los pesquisas del caso barajan diferentes hipótesis del móvil del ataque. Una versión sostiene que los autores mantenían diferencias con los amigos de Ponce, pero que la hirieron por error al disparar "al montón".

Mientras que también se analiza si la joven pudo haber sido confundida con una mujer vinculada al narcomenudeo en la zona, ya que cerca del lugar del hecho funciona en un domicilio un quiosco de venta de drogas, revelaron fuentes investigativas.

Asalto y crimen en el centro

Corría la siesta del 31 de mayo cuando, alrededor de las 14.30, dos remises truchos arribaron hasta un complejo de departamentos de calle Patricias al 700.

De uno de los rodados bajaron cuatro jóvenes, mientras que dos mujeres se quedaron esperando en el otro. Los varones ingresaron al lugar y atravesaron un pasillo hasta llegar a la última vivienda, que era utilizada con fines de trabajo sexual.

Allí irrumpieron con armas de fuego y amenazaron a tres meretrices, quienes se encontraban con Figueroa, su presunto proxeneta, de acuerdo con fuentes policiales.

Los delincuentes les exigieron el dinero de la recaudación del fin de semana, pero debido a que estaban en plena cuarentena, los clientes habían escaseado y no tenían plata. Por ese motivo, les quitaron las zapatillas que llevaban puestas y algunas carteras con pertenencias personales.

Mientras los maleantes se daban a la fuga, Figueroa los persiguió y alcanzó a uno en el pasillo del complejo. El hombre lo tomó por el cuello, pero el ladrón se resistió y sacó un arma de fuego que tenía guardada en el tobillo izquierdo. Acto seguido, le propinó un disparo a quemarropa en la frente a la víctima.

Figueroa quedó tendido en el suelo, perdiendo una gran cantidad de sangre y masa encefálica. Tras la intervención policial, lo trasladaron al Hospital Central, pero ingresó con muerte cerebral y a las 20 dejó de existir.

A través de cámaras de seguridad públicas y una del complejo que captó el hecho con detalles, se logró identificar a los autores, varios de ellos menores de edad.

El Juanpi fue el primero de los adolescentes en entregarse, al verse acorralado por la búsqueda policial. Junto a su madre, se presentó en una sede judicial y se negó a declarar. A las pocas horas, fue reintegrado a su familia.

Por el hecho quedaron detenidos tres mayores, quienes se encuentran imputados por homicidio criminis causa en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego, por ser en poblado y en banda y por la participación de menores, por lo que arriesgan como única pena la perpetua.

Se trata de Sofía Camila Ibarra, alias la Camilita -presunta planificadora del golpe-, Martín Ezequiel Saravia y María Fernanda Albares. 

En tanto, otros dos menores fueron atrapados por el asesinato, uno de los cuales fue sindicado como autor del disparo letal y también es inimputable.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.