access_time 07:14
|
11 de octubre de 2018
|
Fiscalía de Homicidios

El caso del hombre que cayó dos veces por el mismo homicidio

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1539218185854portada%20Mercado.jpg
Pedro Omar Mercado (45).

Se trata de Pedro Mercado (45), único sospechoso del crimen de Juan Carlos Moya, ocurrido a fines del año pasado. No se le había dictado la preventiva y se encontraba en libertad condicional tras ser condenado en otra causa. Nuevas pruebas se añadieron al expediente y motivaron la segunda captura del acusado.

Pedro Omar Mercado (45), acusado de matar de dos balazos al carpintero Juan Carlos Moya en noviembre del año pasado en Guaymallén, fue nuevamente detenido el miércoles por personal de la División Homicidios.

El sospechoso de perpetrar ese crimen durante un asalto quedó libre el 13 de setiembre, luego de que la jueza del Juzgado Penal Colegiado Nº1 Graciela Urciuolo, le otorgara el beneficio de la libertad condicional una semana después de que el fiscal de la causa, Gustavo Pirrello, acordara con la defensa un juicio abreviado por una causa de lesiones agravadas por el uso de arma de fuego, que había acumulado al expediente.

En esa audiencia, Mercado reconoció haber utilizado el arma homicida en un hecho anterior y recibió una pena de 2 años y 6 meses.

Además, al acusado nunca se le dictó la prisión preventiva en la causa del homicidio de Moya, ya que, cuando fue solicitada durante los primeros días del año, el juez Marcos Pereira rechazó ese pedido, al entender que no existían pruebas suficientes para vincular a Mercado con el crimen. Esto, porque pese a que estaba comprobado que el arma utilizada para acribillar al carpintero había estado en las manos de Mercado anteriormente, durante la rueda de personas, el hijo de la víctima no reconoció al acusado.

Lo cierto es que, en las últimas horas, nuevas pruebas que fueron plasmadas en el expediente complicaron otra vez a Mercado. Se trata de la declaración de dos vecinos de Moya que no habían brindado testimonio previamente y aportaron datos claves acerca de las características del imputado, entre otras cosas, indicaron fuentes de la causa.

Anoche, Mercado se encontraba alojado en una comisaría guaymallina. Este jueves será trasladado a la Fiscalía de Homicidios y, posteriormente, regresará a la penitenciaría.

El caso

Corría la tarde del sábado 4 de noviembre del año pasado, cuando, a las 17, una pareja de asaltantes llegó hasta la casa del carpintero y habló con su hijo. Dijo que buscaban presupuesto para un trabajo. El joven, Gonzalo Moya, hizo pasar a los hombres a la casa y les dijo que esperaran porque su padre se encontraba durmiendo.

Sin embargo, una vez en la propiedad, cerraron la puerta y sacaron el arma de fuego. Para los detectives, no caben dudas de que tenían el dato de que en el domicilio había dinero: un día antes, el carpintero Moya había cobrado 20 mil pesos por un trabajo que estaba realizando.

Una vez en la habitación de Moya, exigieron los billetes. Sin embargo, el trabajador se resistió y fue en busca de un machete. Le dieron dos tiros, uno en una pierna y otro en el pecho. Ese plomo, que ingresó cerca de la tetilla izquierda, le quitó la vida en el acto.

El hijo de la víctima reaccionó, y uno de los sujetos escapó. Le alcanzó a quitar el arma y salió en su búsqueda. Les disparó, al menos, cuatro veces, pero no dio en el blanco. La pistola 9 milímetros que quedó en manos del hijo de la víctima, terminó siendo clave, ya que se determinó que había sido utilizada para balear a un hombre meses antes.

Esa causa tenía un sospechoso y era Pedro Mercado, quien encajaba a la perfección con la descripción de los testigos, por lo que fue detenido el jueves 9.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.