access_time 09:11
|
23 de junio de 2015
|
|
Avanza la investigación en Guaymallén

El caso del hombre asesinado por la división de fármacos y un asalto

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/691/533/000691533-17.jpg

<p>Claudio Gustavo De Luca ten&iacute;a 35 y fue hallado asesinado el viernes y hay tres hombres detenidos e&nbsp;imputados. Una trama entre&nbsp;pastillas de Alplax y Rivotril.</p>

“Tenía toda la cara deformada”, comentaron los investigadores que el viernes por la noche encontraron el cadáver de Claudio Gustavo De Luca (35) en el asentamiento San Agustín de Guaymallén. La víctima tenía antecedentes por robos y fue hallado con unas 30 puñaladas en diferentes partes del cuerpo y tenía varios golpes en la cabeza. Creen que fueron estas últimas lesiones las que le quitaron la vida.

Por el hecho de sangre, en las últimas horas se entregaron dos jóvenes y detuvieron a un tercero en un par de allanamientos que se realizaron en esa misma barriada. 

Los tres fueron imputados por homicidio simple y sólo uno de ellos declaró y reconoció el ataque pero aseguró que lo hizo para defenderse. En cuanto al móvil, explicaron que este grupo de conocidos se “robaba entre ellos” y también “negociaban pastillas para drogarse”pero siempre “se debían algo”, detallaron.También reconocieron los detectives que los autores “encontraron el momento para matarlo y no dudaron”.

Un llamado al 911 alertó sobre una supuesta pelea en calles Milagros y Cambiagi de la barriada ubicada en la localidad de Colonia Molina. Los policías llegaron a ese descampado minutos después de las 23 y encontraron el cadáver de De Luca.

La víctima estaba con el torso desnudo, vestía un pantalón de jean desgastado y la cara estaba visiblemente lesionada e hinchada por golpes, casi desfigurada y llena de sangre. También tenía lesiones que correspondían a un arma blanca y le faltaban las zapatillas.

Los detectives trabajaron rápidamente para identificarlo y luego enfocaron la línea investigada hacia sus allegados.Mientras los sabuesos conseguían testigos, dos sospechosos se entregaron ante el fiscal Gonzalo Marzal y fueron identificados como David Ávila, de 18 años y Nicolás Lozano, de 20 años y apodado Ratita.

Luego, con orden de allanamiento, personal de la Unidad Investigativa de Guaymallén realizó un allanamiento en un domicilio del asentamiento San Agustín y detuvo al tercer implicado. Se trata de Alan Ávila (19), el hermano del otro detenido, y manifestaron que al momento de la captura estaba “empastillado”.

La investigación del homicidio sostiene que el mayor de los Ávila se había “ganado” una caja con Alplax y Rivotril que estaban en un basural cercano al asentamiento y se juntó con sus conocidos para “negociar” los fármacos. En la escena apareció De Luca y fue en ese instante que quisieron arreglar una “diferencia” y los autores comenzaron a golpearlo con un palo y le propinaron varios puntazos con una especie de manopla con “puntas”.

Los sabuesos explicaron que todos estos individuos tienen antecedentes por robos y que “salían a dar golpes juntos”. Pero agregaron que la relación no era la mejor, porque siempre tenían problemas a la hora de dividir los botines.

Respecto de una de las diferencias que desencadenó la agresión, además de la compra-venta de las pastillas, las fuentes señalaron que se originó porque días antes, una sobrina del hombre asesinado fue asaltada en un micro que iba a Guaymallén y estos individuos le robaron el teléfono celular. Fue allí que el hombre de 35 años le reclamó esa situación a sus “amigos”y lo atacaron hasta matarlo.
 

Alan Ávila declaró y reconoció ser al autor del homicidio.Explicó que la víctima fatal intentó pegarle y que por esa razón se defendió y le pegó con un palo en la cabeza a De Luca.

Pero, los voceros explicaron que hay otra versión que indica que fue el Ratita quien forcejeó y que le propinó un puntazo en el cuello. Luego, señala la instrucción, apareció el mayor de los hermanos y lo “remató” con varios golpes que le dio con un palo en la cara. 

Los sospechosos fueron imputados por homicidio simple. En tanto, falta un cuarto sospechoso que identificaron con el apellido de Correa.

La necropsia

Claudio De Luca apareció muerto con puñaladas y signos de golpes en el rostro. Ahora, los pesquisas esperan los informes de la necropsia para definir correctamente la causa de muerte. Si bien tenía heridas de arma blanca, arriesgaron que fueron los golpes que sufrió en el cráneo los que le ocasionaron la muerte.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.