access_time 18:59
|
9 de julio de 2007
|
|
SALUD

El cansancio de los abuelos cuidadores

Los ancianos que cuidan a sus nietos sufren un estrés que, a veces, es profundo

           Cansancio permanente, hipertensión emocional y malestar anímico son algunos de los síntomas que sufren las abuelas y abuelos “esclavos”, como denominan los gerontólogos a los adultos mayores obligados a hacerse cargo de la crianza de sus nietos. Médicos especializados en el tema explicaron a Télam que esta “abuelidad” no elegida, que afecta más a las mujeres, tiene consecuencias en la salud de los adultos mayores, quienes son presionados para asumir el rol de padres ante sus nietos y que resignan sus actividades personales, porque sienten culpa.


            “Una cosa es una colaboración elegida (en el cuidado de los nietos) y otra, una obligación impuesta”, afirmó la gerontóloga Laura Bottini, directora del Programa Proteger, del Gobierno porteño, cuyo objetivo es prevenir la violencia y el maltrato hacia los mayores de sesenta años. La obligación y la exigencia, explicó, desdibujan el verdadero vínculo que debe darse entre abuelos y nietos, una relación menos presionada por los límites que impone la crianza de un niño, que es patrimonio de los padres.


          Si los abuelos asumen el rol de padres, señaló Bottini, se pierde ese vínculo original que los une a sus nietos y que está más ligado a los permisos y el consentimiento de los caprichos. En su libro El síndrome de la abuela esclava. Pandemia del siglo XXI, el médico español Alejandro Guijarro Morales advierte que esas situaciones generan mucho estrés y pueden causar cuadros de hipertensión emocional, taquicardia, cansancio extremo, desánimo y problemas metabólicos como la diabetes, entre otros.


            Guijarro Morales afirma que la patología es más habitual de lo que se piensa y que, en general, afecta a mujeres adultas amas de casa, quienes durante años estuvieron a gusto con la crianza de sus hijos y nietos hasta que se sintieron desbordadas y empezaron a padecer síntomas clínicos. “Su fortaleza física y psíquica se va deteriorando y se produce un desequilibrio entre lo que tienen que hacer y lo que pueden”, observa el médico español en su libro y señala que, en general, son personas que continúan con las tareas pese a  pagar un costo muy alto para su salud. Para el gerontólogo argentino Ricardo Iacub, “son mujeres que se hacen cargo de la crianza de sus nietos porque sus hijos no pueden hacerlo y porque sienten que es su deber”.


         “Si los hijos tienen que trabajar, es difícil decirles que no pueden que o no tienen ganas de quedarse con los nietos, aunque tengan planificadas otras actividades”, señaló el especialista. Agregó que los adultos jóvenes no suelen preguntarles a sus padres si pueden ocuparse de los niños y es frecuente que consideren, por ejemplo, que sus obligaciones laborales sean siempre más importantes. Iacub destacó que esta disposición del tiempo ajeno está muy ligada a cierta idea social de que los adultos mayores no tienen nada que hacer porque no trabajan y sus actividades sociales y recreativas, por ejemplo en los centros de jubilados, carecen de importancia

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.