access_time 14:54
|
1 de agosto de 2006
|
EL GOBIERNO BUSCA CONSENSO

El banco, dos veces a la Legislatura

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/177/078/000177078-20111120060801_02_1226555.jpg

El Ejecutivo enviará primero una ley para que se apruebe el marco general del proyecto. Después, someterá a aprobación la carta orgánica. Descartan que la entidad remplace al Banco Nación.

     Obsesionado con tener consenso máximo para embarcar a la Provincia en la creación de un nuevo banco estatal, el Gobierno anunció ayer que pedirá doble aprobación legislativa para la propuesta. La ministra de Economía, Laura Montero, explicó que, dentro de algunas semanas, el Poder Ejecutivo mandará un primer proyecto a la Legislatura, de apenas tres o cuatro artículos, en el que les pedirá al oficialismo y a la oposición que aprueben el "marco general" de la iniciativa y la inversión inicial, que rondará los 28 millones de pesos.


      Si bien el Gobierno tiene previsto enviar este proyecto dentro de 10 o 15 días, ayer en una reunión con los partidos de la oposición se acordó conformar dos comisiones para elaborar en conjunto la iniciativa y así lograr el consenso deseado (ver página 3). Luego vendrá la segunda ley para la apertura del banco, que no será otra cosa que la propia carta orgánica de la nueva entidad financiera. Pero, para llegar a este punto, queda un largo camino por recorrer: el Gobierno tendrá que cumplir antes con todos los requisitos que impone el Banco Central para otorgar la factibilidad de la iniciativa. Conseguir el permiso del Central para abrir el banco tardará más de dos meses, indicó Montero.


     EMBRIÓN. Ayer quedó claro que Julio Cobos apenas ha plantado la semilla en el proyecto del nuevo banco. La prueba es que el tema dominó buena parte del debate en la reunión de gabinete del Ejecutivo pero, al final, la ministra Montero no tuvo otra opción que clavar el freno: "La decisión política está tomada, pero ahora hay que llegar por etapas", avisó a los medios. Montero evitó así dar precisiones, las cuales no existen aún, pero irían apareciendo cuando se avance en el diseño técnico del banco y en el diálogo con la oposición y otros sectores.


     Por ahora, sólo está claro quiénes serán las personas que trabajarán en el proyecto: los funcionarios del Ministerio de Economía junto a algunos asesores prestigiosos, entre quienes se destaca Raúl Baglini, quien tendrá a su cargo la tarea de encuadrar el banco provincial con las exigencias del Central. También está en firme la idea de que el nuevo banco sea una "sociedad anónima con mayoría estatal". O sea, que el Ejecutivo presume desde ya que conseguirá interesar a varios empresarios para que se asocien con el Estado en el emprendimiento oficial.


     PEQUEÑO BANCO. Es un hecho que el nuevo banco arrancaría el año que viene con una estructura mínima, que iría creciendo en el futuro. En este sentido, Montero explicó ayer que la entidad estatal, en un principio, no remplazará al Banco Nación en su rol de agente financiero de la provincia, sino que "se complementará" con el organismo que cumple ese rol desde la quiebra del Banco Mendoza. Tampoco absorberá las otras herramientas de crédito que potenció el Gobierno y que le están rindiendo frutos, como es el caso del Fondo para la Transformación y Crecimiento.


     En el momento de su apertura, el nuevo banco estatal tendría sólo una casa central y varias delegaciones regionales. Por eso, el Gobierno descartó ayer la posibilidad de absorber el trabajo del Banco Nación que, entre otras cosas, tiene la estructura necesaria para administrar las cuentas de los 80.000 empleados públicos locales. En cambio, Montero bosquejó un banco mucho menos pretencioso, que intentará hacer un aporte a la reactivación económica de Mendoza y que buscará establecer una "sinergia" con el resto del circuito financiero. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.