access_time 20:23
|
3 de junio de 2019
|
Investigación por el hecho ocurrido en Godoy Cruz

¿Por qué estaba en libertad el asaltante abatido por un policía?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1559528146470portada%20ponce.jpg
Ponce no tenía antecedentes cuando cayó en marzo por un robo

Juan Matías Ponce (27) murió el domingo luego de ser baleado por un policía durante un atraco a una estación de servicio. Dos meses antes, había caído por otro asalto a un comercio. Por ese hecho lo imputaron pero no quedó preso porque su defensa negoció que se presentara a firmar a una fiscalía y se le dictó una restricción de acercamiento al comercio.

En la noche del domingo, un malviviente irrumpió en el minimarket de una estación de servicio del Acceso Sur, en Godoy Cruz, con fines de robo. El joven a cargo de la atención comenzó a pedir auxilio a los gritos y alertó a un policía que cumplía servicios extraordinarios en el lugar. El maleante intentó enfrentarlo pero terminó ultimado por un disparo que salió del arma reglamentaria del efectivo.

En el hecho también resultó herido de bala el empresario gastronómico Luciano Franchetti, quien estaba comprando en el lugar, tal como informó El Sol en su edición de este lunes. 

El fallecido, identificado como Juan Matías Ponce (27), vivía en la manzana C del barrio La Gloria, a pocos metros del lugar donde fue abatido. Lo llamativo es que había caído hace poco más de dos meses tras ser señalado por un robo armado en otro comercio de la zona. Pese a eso, gozaba de la libertad luego de llegar a un acuerdo con el Ministerio Público.

En ese hecho, ocurrido en los primeros días de marzo, Ponce llegó hasta un maxikiosco del cual era cliente, en calle Cervantes al 2399. Después de ingresar y acercarse al mostrador, como normalmente hacía para comprar, desenfundó un arma de fuego y le apuntó a una empleada.

En el local había seis clientes que estaban viendo un partido del club Godoy Cruz a un costado del local, por lo que no advirtieron el atraco. De ese modo, Ponce se alzó con el dinero de la recaudación y algunos paquetes de cigarrillos.

En principio, la víctima del asalto no reconoció a Ponce, ya que se trataba de una joven que llevaba poco tiempo trabajando en el lugar.

Sin embargo, cuando los propietarios miraron las imágenes que habían captado las cámaras de seguridad, lo identificaron rápidamente.

Días después, el jueves 14 de ese mes, la dueña del negocio, una mujer de 44 años, circulaba en su camioneta por Maipú cuando divisó a Ponce caminando por las inmediaciones de calle Juan José Paso.

Ante eso, la mujer siguió una movilidad que estaba patrullando la zona y les alertó a los efectivos sobre la presencia del sujeto que había robado en su local días atrás.

Con las características que aportó la propietaria del maxikiosco, los uniformados se dirigieron hasta el punto indicado e interceptaron a Ponce cuando circulaba por la lateral Norte de Juan José Paso, en dirección al oeste. Acto seguido, lo aprehendieron por averiguación de antecedentes y lo trasladaron hasta la Oficina Fiscal Nº10.

En la dependencia maipucina sólo se constataron los datos filiatorios de Ponce, pero, al tomar conocimiento de que el hecho que denunciaba la víctima había ocurrido en Godoy Cruz, lo terminaron trasladando a la Oficina Fiscal Nº3, donde quedó alojado.

Luego de que la mujer radicara la denuncia, el fiscal de Robos y Hurtos Galdo Andreoni, que subrogaba a su par Daniel Sánchez Giol, tomó intervención en el expediente.

Tras la detención del sospechoso, se verificó que siguiera viviendo en el domicilio que le figuraba en el DNI. Una vez constatado, se hizo un allanamiento en la propiedad, en busca del arma de fuego utilizada o los elementos sustraídos en el asalto, pero la medida resultó negativa.

Finalmente, el representante del Ministerio Público lo imputó por robo agravado por el uso de arma de fuego no habida. Debido a que Ponce no contaba con antecedentes policiales ni judiciales, se llegó a un acuerdo con su abogado para que recuperara la libertad a cambio de presentarse a firmar cada tanto en una fiscalía. También se le dictó una orden de restricción para que no se acercara al negocio que asaltó.

La situación del efectivo

El auxiliar primero de 32 años que efectuó los disparos que terminaron con la vida de Ponce e hirieron al empresario, se encontraba en libertad.

Tras el hecho de sangre fue trasladado a una dependencia, donde el fiscal de Homicidios Horacio Cadile, que lidera la investigación, le tomó una declaración informativa, que es cuando se está entre ser testigo e imputado.

Ahora, los detectives aguardan las demás testimoniales y también se examinarán las cámaras de seguridad de la estación de servicio. De ese modo, esperan realizar una reconstrucción que permita determinar si el policía actuó en legítima defensa. De acuerdo con las fuentes, todas las pruebas se encaminan hacia esa dirección, por lo que el miembro de la fuerza terminaría desvinculado de la causa.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.