access_time 07:00
|
14 de enero de 2020
|
|

Investigación en Godoy Cruz

El acusado de matar a un policía, complicado por su hijastro

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15789638743261%20IMG_6875.jpg
Ozán, la semana pasada, en los Tribunales provinciales

La declaración del adolescente fue clave para que le negaran la libertad a Luis Ozán, luego de que un testigo no lo identificó en una rueda. Los detalles de la testimonial del menor, quien aseguró que el policía Ariel Rojas fue "a comprar alita".

La semana pasada, el presunto dealer de drogas Luis Alberto Ozán Devigili (38), acusado de matar en octubre del año pasado al policía Ariel Silvestre Rojas en Godoy Cruz, recibió un revés judicial cuando le rechazaron el cese de la prisión preventiva luego de que un testigo no lo reconociera en una rueda de personas.

En gran parte, la negativa del juez Juan Manuel Pina estuvo fundamentada en la declaración del testigo estrella: un hijastro del imputado, que es menor de edad.

Ver también: Crimen del policía: no reconocieron al acusado, pero seguirá preso

El adolescente presenció el hecho de sangre y plasmó en el expediente un relato detallado sobre las acciones que desembocaron en el ataque letal al efectivo que prestaba servicio en la Dirección de Investigaciones y fue a comprar drogas al lugar, según la hipótesis principal. Incluso, había recibido órdenes directas de la pareja de su madre para ocultar evidencia.

La defensa, representada por el abogado particular Facundo Marquesini, cuestionó la credibilidad de los dichos del chico porque considera que tiene un problema de adicción a las drogas y un grave resentimiento hacia su padrastro.

Pero que esas particularidades hayan influido en su declaración fue descartado previamente por el juez Sebastián Sarmiento cuando le dictó la preventiva a Ozán, y ahora lo hizo también su par Pina.

El magistrado, del Juzgado Penal Colegiado Nº1, consideró que se trata de un relato coherente, verosímil y persistente. Además, el mismo coincide en muchos puntos con las testimoniales que aportó la pareja de la víctima, que lo esperaba a bordo de su auto, así como también de un taxista y su pasajero.

Justamente, el chofer del taxi fue quien no logró reconocer en la rueda a Ozán. Aunque esa medida, que fue solicitada por la defensa, no tuvo demasiado peso para el juez porque el testigo había aclarado en su declaración que no estaba en condiciones de identificar al autor. Esto porque había concentrado su atención en asistir a Rojas, quien había quedado tendido en la calle tras recibir una puñalada en la zona pectoral.

Pero lo cierto es que el resto del relato que proporcionó el taxista coincide casi en su totalidad con el del hijastro de Ozán.

El adolescente precisó que en la noche del domingo 13 de octubre, el policía Rojas llegó hasta la intersección de calles Gorriti y Río Tercero, donde se encontraba su padrastro, vendiendo estupefacientes.

Acto seguido, Rojas le pidió “alita” y Ozán recibió el dinero. El supuesto dealer fue a buscar los ravioles pero, cuando iba a entregárselos junto al vuelto, salió corriendo hacia calle Chuquisaca.

Enfurecida, la víctima comenzó a perseguirlo y ambos doblaron por calle Capitán Candelaria, para luego bajar nuevamente por Don Quijote de la Mancha.

El hijastro del imputado salió corriendo para observar lo que pasaba y se encontró con el policía, quien yacía herido en el piso. Seguidamente, pasó frente a él su padrastro con un cuchillo en la mano derecha, consta la declaración.

Lo llamativo es que el adolescente declaró frente al fiscal de Homicidios Carlos Torres, a cargo de la pesquisa, que antes de la llegada del policía, su padrastro le entregó la vaina de un cuchillo y le dijo que la escondiera, aunque no le explicó las razones de ese pedido.

Tras el crimen, el menor ocultó la funda del arma blanca debajo de la almohada de su cama, en la vivienda que compartía con Ozán. Ese elemento fue secuestrado, especificó el testigo durante un allanamiento.

Finalmente, el juez también tuvo en consideración que Ozán cuenta con condenas posteriores y ha sido declarado reincidente, por lo que existe un alto riesgo procesal y de fuga ante el pedido que había realizado su defensor.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.