access_time 19:26
|
11 de junio de 2007
|
|
EN MENDOZA

El 32 por ciento del empleo es informal

El director de Fiscalización de la Nación aseguró que los bolsones de trabajo informal se encuentran en el sector rural y la gastronomía. Esta semana intensificarán controles. Las multas por trabajador ascienden a 1.500 pesos.

    El campo y la gastronomía son los bolsones de trabajo informal más preocupantes que hay en la provincia. Aproximadamente 32 por ciento de los mendocinos, sin contar a quienes hacen changas y a los cuentapropistas, trabaja en negro. Sin embargo, la cifra real puede ser mayor, teniendo en cuenta los empleos refugio y de subsistencia, no contemplados en los números revelados por los funcionarios nacionales que llegaron a la provincia para intentar frenar el flagelo del empleo informal.

    Según los datos de la Encuesta Permanente de Hogares correspondientes al primer trimestre del 2007, 38,7 por ciento de los trabajadores no está registrado, por lo que carece de beneficios sociales y previsionales. Estos números podrían diferir de la proyección anterior, teniendo en cuenta que suman a quienes realizan trabajos temporarios.

    Guillermo Zuccotti, director de Fiscalización del Ministerio de Trabajo de la Nación, participó la semana pasada de un enfrentamiento violento cuando intentó ingresar en el Mercado Cooperativo de Guaymallén junto a inspectores de la AFIP y de la ANSES para constatar la existencia de trabajadores en negro. La permanencia en el lugar fue resistida con piedras y hasta frutas. Los desmanes de los puesteros dejaron como saldo dos policías heridos y la rotura de vidrios de un colectivo. Es que, según calculan las autoridades de Trabajo, 90 por ciento de los empleados de ese lugar es informal. A excepción de los dueños de los puestos, todos los demás son trabajadores en negro.

    Pero el funcionario relativizó el incidente al remarcar que un grupo corporativo intentó impedir la fiscalización con claras intenciones mafiosas. Sin embargo, Zuccotti aceptó que se retiró junto a los inspectores por temor a mayores enfrentamientos con los trabajadores. Por eso, decidieron suspender preventivamente la fiscalización y se especula que podrían volver en los próximos días.

EN EL CAMPO. El trabajo rural sigue siendo un gran flagelo. Si bien el director de Fiscalización se negó a revelar los números, es poco lo que se ha logrado desde la Subsecretaría de Trabajo provincial. Desde esa cartera argumentaron que sólo cuentan con ocho inspectores para toda la provincia. Lo cierto es que, en muchos casos, las personas que se desempeñan cumpliendo tareas en el agro pasan sus vidas sin lograr acceder al sistema previsional y mucho menos al de cobertura de salud.

    Sin embargo, Zuccotti destacó que no faltan herramientas de control. “Hemos incorporado inspectores y tecnología, además de optimizar los mecanismos de logística”, afirmó el funcionario. A lo que agregó que se está trabajando con varios convenios entre la ANSES y las subsecretarías de Trabajo de cada provincia.

    Para erradicar el empleo no registrado, el plan prevé multas de 1.500 pesos por cada trabajador en negro que se detecte en una organización. Si bien existen atenuantes y agravantes, el programa busca corregir la conducta de los empleadores, y si a la fecha de audiencia que se fija en el Ministerio de Trabajo el empleador ha regularizado a su personal, cada multa se reduce a un tercio del total, es decir que deben pagar sólo 500 pesos por trabajador en negro.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.