access_time 07:24
|
5 de mayo de 2022
|
|
Editorial

Una máquina de impedir

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1651746249388Portezuelo.jpg

Fuera de todo nacionalismo provinciano, los conflictos históricos que se han planteado entre Mendoza y La Pampa por el agua han ido tensando la relación y las decisiones a favor o en contra de cada provincia han girado de acuerdo a quién haya estado en Nación. Por supuesto, que el mayor peso de las decisiones favorables han recaído del lado pampeano y el hecho de que Alberto Fernández pedirá nuevos estudios ambientales sobre la obra Portezuelo del Viento, a pesar de que ya existen informes técnicos, muestra a las claras hacia donde se inclina la balanza.

La cuestión es que no hay otra forma de resolver estos litigios si no es en la Corte en una mesa de negociación que hoy es contraria a Mendoza por las diferencias políticas palpables con la Casa Rosada. Tampoco ayuda la interna oficialista, que terminan condicionando cualquier intento de consenso. La otra cuestión es el fanatismo que fomenta el rechazo a cualquier obra que se intente de este lado de la frontera. Actitud que no es menor, puesto que en la secuencia histórica las comunidades del sur provincial, principalmente Malargüe, no crecen y siguen ancladas por una obstinación que complica cualquier posibilidad de desarrollo.

Basta señalar que si el Ejecutivo nacional permite realizar obras alternativas, como el Baqueano sobre el río Diamante en San Rafael, en La Pampa ya adelantaron su oposición. Entonces, no hay forma de diálogo como tampoco visión amplia y hacia adelante, puesto que el aprovechamiento de los ríos para obras hidroeléctricas no terminan solamente beneficiando a todo el sistema nacional.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.