access_time 07:31
|
26 de julio de 2021
|
|
Editorial

Primero hay que saber sufrir

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1625695228290centro%20(5).jpg

Hay un drama que ha atravesado, al menos, dos generaciones de Argentina en los últimos 20 años; casi como un ciclo de la naturaleza, una ley universal de la crisis cíclica que sólo parece regir para este país. Parece un tango pero, en rigor, es lo que se ve actualmente entre amigos, hijos, familias enteras, aunque, más que nada, jóvenes en su mayoría. Se trata de la posibilidad de radicarse en otra nación. La oportunidad de hacer las valijas, vender las propiedades, sacar el boleto y aventurarse a otra cultura que ofrezca más garantías de crecimiento para uno.

Ya lo vivimos en la previa y en el después de la crisis del 2001. Las interrogantes que nos atraviesan son varias y apuntan a por qué esta tierra que, supuestamente, es pródiga en recursos no termina de satisfacer a sus habitantes; por qué la dirigencia política no sienta las bases para un desarrollo que ofrezca un horizonte común, justo y alcanzable para la mayoría; por qué la Justicia no otorga dignidad en los reclamos o por qué la economía no proporciona garantías de certidumbre para el desarrollo personal o familiar, además del colectivo. Pero, no. Parece que el bienestar se juega una vez más en otras costas.

Seguramente, no serán las preguntas que se den claramente en la agenda política para estas elecciones de medio término. Quizás haya alguna fuerza que tome este nuevo síntoma de la crisis nacional como eslogan o bandera, pero no dé respuesta a lo que lleva a miles de argentinos a probar suerte en un lugar con mejores condiciones de vida.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.