access_time 07:22
|
14 de septiembre de 2021
|
|
Editorial

Oír al ciudadano

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1631458906160muestran%20dni%20paso%202021.jpg

La política es así. Unos festejan, otros aseguran que tendrán que reflexionar sobre el mensaje que dan las urnas si el resultado les es adverso. No parece ser muy distinto de cualquier competencia deportiva, salvo por el hecho de que estamos hablando de quienes nos representarán en la Legislatura o el Congreso. Y eso, para una provincia como Mendoza, implica que en el caso de aquellos que lleguen a ocupar una banca nacional tengan que defender los intereses de la provincia, y que los que legislen en la peatonal Sarmiento sepan cuadrarse en la racionalidad de la administración del Estado junto con el Ejecutivo.

Sin embargo, más allá de las victorias que pueden ser contundentes para unos y aplastantes para otros, aquellos que llegan a una banca no pueden despegarse de una premisa básica: la de escuchar al ciudadano; al mendocino de a pie; a aquel que demanda menos presión fiscal, que los servicios funcionen como corresponde o que las leyes apunten al mejoramiento de la sociedad, a resolver problemas cotidianos en los barrios o a facilitar el nexo para su resolución con las autoridades competentes.

Por eso, los partidos y sus militantes pueden celebrar la victoria, pero la realidad impone cierta sobriedad porque también hay un cansancio social significativo, un hartazgo que va más allá de las expresiones de rechazo a la política en estos últimos comicios. Tendrá que ver con la pandemia que no concluye, con la crisis económica que es cuesta arriba o con que el discurso de la política vaya por un lado y la fibra íntima de lo que les ocurre a los electores vaya por el otro. Lo que se pide es una clase política más cercana a la realidad que a sus burbujas.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.