access_time 07:37
|
3 de mayo de 2021
|
|
Editorial

La Universidad Nacional de Cuyo, adentro de la grieta

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1606480540440CUC.%20UNCuyo.%20jpg.jpg

Una de las instituciones insignia de Mendoza es la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo). Supo ser sinónimo de prestigio y de calidad educativa, de orgullo de quienes forman parte de su equipo docente y de quienes pasaron por allí en calidad de alumnos, tanto en sus escuelas secundarias como en sus facultades. Es una marca con un alto nivel de reputación, siempre ligada a la tradición mendocina más que a su relación con el Ministerio de Educación, de quien depende desde el punto de vista orgánico.

En los últimos años, la UNCuyo ha sido epicentro de disputas políticas y sindicales que impactaron de lleno en el normal dictado de clases. A la virtualidad del 2020 y a la militancia en el 2021 para evitar que los chicos acudan de manera presencial a las aulas se suma el recuerdo del 2019 plagado de paros, que afectaron en gran medida el calendario académico.

La decisión de abrirse de lo dispuesto por las autoridades provinciales con respecto a la presencialidad en primaria y secundaria marca una fuerte ruptura en la identificación de esa casa de estudios con la vida cotidiana de los mendocinos. Porque, más allá de la explicación jerárquica que pueda argumentarse, sobre el cumplimiento de un Decreto de Necesidad y Urgencia dictado por el Gobierno nacional, la UNCuyo goza de autonomía y autarquía para adoptar medidas que apunten y privilegien la educación.

La universidad más importante de Mendoza cayó en la grieta política. Era inevitable que ocurriera. El tema es ver cuáles serán las consecuencias.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.