access_time 07:28
|
13 de enero de 2022
|
|

La sequía de políticas para resolver la falta de agua

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1638963057888perdida%20de%20agua%20-%20gllen.jpg
Una pérdida de agua en algún barrio de Mendoza.

Más de 10 años con crisis hídrica. Varias temporadas con un problema recurrente, las tormentas en alta montaña. Una matriz agroindustrial que requiere sí o sí del recurso en una provincia históricamente desértica. Una empresa de servicios públicos que es deficitaria por falta de inversión, que supera las gestiones y los signos políticos. Esa es una parte del complejo panorama que se pone a prueba, principalmente durante cada verano, puesto que evidencia los problemas estructurales que hay en Mendoza respecto del agua.

Sobre el telón de fondo, a la falta de recurso para que la principal prestataria estatal pueda mejorar la red de agua y saneamiento, se advierte una sequía de políticas. La Provincia debe ser una de las pocas que tienen una ley de aguas y un organismo fundado específicamente para eso, además de Aysam. Es decir, hay toda una historia de jurisprudencia porque en algún momento se observó que había que dar un marco a todo un problema en un lugar que tendría más de un desafío por abastecerse. Pero, hoy, el contexto es otro, más demandante, con un cambio climático que apura.

Por eso, en algún momento, la dirigencia política, los técnicos y las cámaras empresarias tendrán que sentarse a discutir un plan para ver cómo proveen de agua a Mendoza de acá a diez o veinte años, cuanto menos. Es lo que se está precisando porque los problemas no ocurrirán sólo en temporada estival, sino que en algún futuro será más acuciante para los mendocinos. Un plan de Estado con la visión suficiente.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.