access_time 07:43
|
4 de mayo de 2022
|
|
Editorial

La larga agonía de la obra del siglo

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1591311083537Portezuelo%20del%20viento%20(3).jpg

Todo un gesto político el de Alberto Fernández, de volver a darle la espalda a Mendoza. No eligió cualquier escenario, sino La Pampa, para confirmar en qué dirección resolverá el laudo arbitral para definir si se hace la presa hidroeléctrica Portezuelo del Viento. Lo cierto es que, desde hace tiempo, la Provincia viene observando que aquella iba a ser la decisión, que se transparentó, finalmente, por lo que el proyecto agonizaba con un perjuicio claro, en un contexto para nada ventajoso, como el desempleo: la demora en la concesión de la obra, lo que impide generar puestos laborales y movilizar la economía, sobre todo, en el Sur provincial, al menos en el corto y mediano plazo.

El presidente se jugó a quedar bien con Dios y con el Diablo. Con los pampeanos, que parecen obstinados en no permitir ningún desarrollo en Mendoza, y con los mendocinos porque, aunque puede entenderse como un revés, hasta ahora los fondos nacionales para concretar esa obra han seguido llegando, es lo que corresponde legítimamente. Donde más se sentirá esta decisión es en Malargüe, el departamento al que le vienen negando sucesivamente la posibilidad del desarrollo y al que ubican en un atraso permanente.

Queda claro que una obra de envergadura queda atada a los favoritismos políticos de turno. Que no hay un consenso que trascienda las gestiones para las necesidades que siguen cuando los gobernantes se van. Que no hay mirada a largo plazo. Que no se come ni dejan comer. Por ende, los recursos que les corresponden a los mendocinos, aunque no se haga Portezuelo, deben ser reorientados en mejores proyectos, porque falencias sobran y más si son sobre el agua.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.