access_time 08:49
|
1 de diciembre de 2009
|
|

Economía

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/021/134/000021134-200909jorgesosajpg.jpg

Cristina dijo antes de ayer que el crecimiento de la economía es inocultable.

Cristina dijo antes de ayer que el crecimiento de la economía es inocultable. ¿Y por qué habrían de ocultarlo si hay crecimiento? Ahora, ¿hay crecimiento? Veamos dijo el prismático. La palabra economía viene de los vocablos griegos oikos, que significa casa y nomos que significa administración. Administración de una casa, por todo concepto. Así que usted, señora, que raciona los pocos pesos que tiene para que en el mes alcancen para pagar impuestos, la luz, el agua, que seguramente no tiene, el teléfono, que a veces cobra a discreción, y encima para que su familia tenga algo que comer todos los días, está ejerciendo la economía. Usted es una economista, aunque no sepa un corno de la Escuela de Chicago, de cómo cotizó el Merval o cual será el destino del dólar. Claro que hay una micro economía que tiene que ver más con los consumidores. Si uno no puede consumir, no es consumidor. Hay que saber esto. Y está la macro economía que analiza la producción nacional total, la producción, el desempleo, la balanza de pagos, la tasa de inflación y los salarios. Es donde comienza a complicarse su anuncio, señora, porque según uno tiene entendido, la desocupación aumentó (y son datos de su Indek), la pobreza sigue vivita y coleando, y el poder adquisitivo se viene abajo como elefante en parapente. Entonces, no cabría hablar de crecimiento. Tal vez los valores que usted maneja hablan de una buena salud de la economía para las grandes empresas, puede ser, pero no para el pueblo raso, ese que se despierta pensando en cuándo será la hora para irse a dormir. Usted está viajando a Roma ahora, señora, se va a entrevistar con el Papa. Es muy probable que el Sumo Pontífice le muestre su preocupación sobre la pobreza en nuestro país, dado que los obispos argentinos ya lo han hecho. Tiene usted que convencerlo al Santo Padre de que las cosas van bien. No le va a resultar fácil, pero puede intentarlo. Y cuando venga, trate de convencernos a nosotros de que la economía está creciendo, porque, para nosotros, pobres giles que no manejamos índice ni balances ni estadísticas, el crecimiento de la economía es un pan más grande, un plato de comida más lleno, unos pibes más rellenitos, un hospital que funcione, una escuela que eduque y, de ser posible, un asadito de mes en mes.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.