access_time 10:36
|
13 de julio de 2020
|
|

Moda sustentable

Eco fashion: la tendencia que pisa fuerte

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1594646974860portada1.jpg

Un concepto que gana terreno esta pandemia.

Desde hace varios años se viene escuchando respecto a la necesidad del cuidado de la ecología, sobre distintos temas tales como el daño que los seres humanos le están haciendo al medio ambiente, o sobre el agrandamiento del agujero en la capa de ozono, o que es necesario comenzar a reciclar la basura, entre tantos otros.

Todo esto se sabía, se escuchaba y se leía esporádicamente en los diarios, publicaciones online, en redes o en algún que otro conocido  explicaba de qué se trataba tomar conciencia sobre esta problemática.

El concepto ya se venía ‘masticando’, pero con esta pandemia, se acrecentó la conciencia. Tal vez al estar más tiempo en casa, tener la posibilidad de prestar atención al consumo, al desperdicio, tener que maximizar el uso de los propios recursos y usar el tiempo en cuidarse. Posiblemente, todo esto junto ha llevado a que se note la importancia de cambiar los hábitos de consumo y volverlos un hecho.

Uno de esos puntos de consumo consciente está en la moda ya que la industria textil es la que más contamina después de la minería. Y contamina dos veces: al momento de su fabricación y luego al desechar la prenda, ya que la mayoría de las veces termina como residuo.

¿Sabías que las zapatillas deportivas necesitan 4.400 litros para su creación; un pantalón usa 3.000 litros; una camisa de fibra sintética, 1.000 litros y una remera de algodón requiere 1.200 litros? Datos más que a destacar.

La mayoría de las telas contienen productos químicos utilizados tanto en el cultivo como en la fabricación: la producción de algodón, por ejemplo, utiliza el 35 por ciento de los insecticidas y plaguicidas del mundo.

Es por esto que muchas marcas, comenzaron a trabajar en el diseño de sus prendas, los textiles que utilizan y también, en sus sistemas productivos (mano de obra, especialmente).

Los cambios son muchos, pero recién comienzan. Falta un enorme tramo del camino para que se pueda hablar de generalidad y no sólo excepciones.

Una de las etiquetas famosas precursoras en este concepto sustentable es la de la hija del Beatle Paul McCartney, Stella McCartney, quien lleva adelante un gran trabajo en innovación textil y es un ferviente luchadora contra el uso de pieles.

Existen miles de opciones que todavía no alcanzan reconocimiento popular pero ya se hacen telas con cáscara de banana, de naranja, con coco, se preparan tejidos de leche e incluso, se reciclan antiguas prendas de poliéster o botellas de plástico para hacer camperas.

En este sentido, las telas hechas de fibras de banano son suaves y flexibles, así como transpirable y un sorbente natural. Tienden a tener un brillo natural a ellos también y se comparan a menudo con la seda. Además, la fibra de plátano se ve ahora como una alternativa sostenible al algodón y la seda.

Por su parte, en los materiales textiles de fibra de coco, se emplea el residuo procedente del proceso de elaboración del fruto del cocotero.

La creencia generalizada es que habrá diferencia en la textura, que será sucia, con distintos métodos de cuidado, incómoda, pero la verdad es que superan a los textiles que se están acostumbrados a ver y se sienten mucho mejor en la piel y a la vista.

Y es así: el advenimiento de los millennials y su conciencia social y ecológica están dando una ‘patada’ hacia adelante a todos y esta situación está siendo más que bienvenida.

Por: Maria Malgor Coussirat. Asesora de Imagen. malgorconsultora@gmail.com IG: @mariamalgorcoussiratok

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.