access_time 16:41
|
25 de julio de 2006
|
CRISIS EN ORIENTE MEDIO

Duro enfrentamiento en sur de Líbano

Entre fuerzas israelíes y Hezbolá. La secretaria de Estado de EEUU se reunió con autoridades libanesas e israelíes. Ayuda internacional para los desplazados. ONU pide apoyo de Irán y Siria para buscar solución.

     Las fuerzas israelíes y la milicia Hezbolá mantienen duros enfrentamientos en un bastión del grupo chií en el sur de Líbano, confirmaron ayer fuentes de las Naciones Unidas. En tanto, la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, visitó ayer por sorpresa Líbano, antes de viajar a Israel. "Los combates continúan", dijo Milos Strugar, portavoz de las tropas de observadores de Naciones Unidas (UNIFIL), al referirse a la situación en la localidad de Bint Yebil.


     Fuentes de seguridad libanesas indicaron que al menos dos soldados israelíes murieron durante los enfrentamientos y una decena de efectivos militares resultaron heridos. El número de bajas no fue confirmado del lado israelí. "Las tropas israelíes alcanzaron los suburbios de Bint Yebil, pero no han entrado al pueblo", indicaron las fuentes. Representantes de Hezbolá señalaron asimismo que habían sido destruidos cuatro tanques israelíes que se dirigían a Bint Yebil y que la milicia había causado gran número de bajas entre las filas israelíes.


     El Ejército israelí confirmó que varios tanques fueron alcanzados por fuego de Hezbolá, pero no dio mayores detalles. También continuaron los combates dentro de Marun al Ras, un pueblo ubicado sobre una colina en la frontera con Israel, que fue tomado por las fuerzas israelíes el pasado fin de semana, tras vencer una fuerte resistencia que dejó alrededor de siete soldados muertos.


     VISITA DE RICE. La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, visitó ayer por sorpresa Líbano antes de viajar a Israel, el mismo día en que la ONU hizo una petición urgente de 150 millones de dólares (118 millones de euros) para paliar las necesidades humanitarias más urgentes en suelo libanés (ver aparte). La visita no interrumpió los combates en la frontera del sur de Líbano. Rice se entrevistó con el primer ministro, el pro occidental Fuad Siniora; el presidente del parlamento, Nabih Berri, y los principales políticos antisirios –el llamado "grupo del 14 de marzo"–, pero evitó al presidente Emile Lahud, considerado el principal aliado de Siria en Líbano.


     Rice se limitó a declarar que estaba "profundamente preocupada" por la suerte de los civiles libaneses y que deseaba un alto el fuego, siempre que fuera "viable". El presidente Lahud declaró que el desarme de Hezbolá "nunca podrá hacerse por la fuerza, sino que tendrá que ser fruto del diálogo entre los libaneses". Luego, Rice visitó ayer a Israel para explorar las posibilidades de un alto el fuego en la frontera con Líbano, confirmaron fuentes gubernamentales. Se reunió con la ministra de Asuntos Exteriores israelí, Tzipi Livni, y hoy lo hará con el primer ministro, Ehud Olmert.


    PEDIDO DE ANNAN.

     En tanto, el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, afirmó ayer que Irán y Siria han indicado que están dispuestos a cooperar en la búsqueda de una solución al conflicto en Líbano. Annan agregó que permanece en contacto con ambos gobiernos y que estos deben ser parte de la solución. Se considera que tanto Irán como Siria tienen una fuerte influencia sobre el grupo radical islámico Hezbolá. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.