access_time 20:09
|
31 de julio de 2007
|
|
VICTIMAS DEL DELITO

Duras críticas y un petitorio en la marcha por Carlitos

Más de 2.000 personas reclamaron endurecimiento de penas, seguridad y represión preventiva. Críticas a los tres Poderes y a abogados de derechos humanos

           Más de 2.000 personas recordaron a Carlitos Passetti (28), el repartidor de pizza asesinado por dos jóvenes delincuentes hace ya una semana, con una misa, la emulación de un vía crucis silencioso por las calles de Villa Nueva, Guaymallén, y un petitorio concreto a las autoridades precedido por fuertes críticas. MISA. El oficio religioso realizado en la parroquia Sagrada Familia estuvo a cargo del padre Lalo y contó con la presencia de José Luis Passetti, hermano y único familiar cercano a Carlitos, quien viajó desde Estados Unidos, donde reside, tras enterarse del deceso de su hermano.


        A José Luis lo acompañaron el viudo de Laura Abonassar, Alejandro Gil, y Fernanda Vera, la mujer apaleada por dos delincuentes en Las Heras. Tras la misa, el padre Lalo pidió a los vecinos orar mientras se hacía la protesta. “No queremos que se malinterprete ninguna expresión de nuestro caminar”, indicó el cura, tratando de evitar la vinculación políticas que ha hecho el Gobierno de las marchas.


 CRÍTICAS.


            Frente a la sede policial hubo dos vecinos que hicieron las veces de oradores y leyeron un petitorio al Ejecutivo, pero antes criticaron duramente la inacción de los tres Poderes y el accionar de los abogados de derechos humanos. “El ministro Cornejo nos acusa de estar politizados, acusa a nuestros sacerdotes, acusa, acusa, acusa. Por lo que se ve, su mejor estrategia es atacar. ¿Por qué no usa la misma vehemencia contra los delincuentes? No sea tan soberbio y no nos provoque más”, señaló Roberto Pierandrei, quien invitó a Cornejo a que se siente a dialogar con los vecinos. A los legisladores se les reclamó más trabajo en cuanto a la modificación y sanción de leyes que hagan a la seguridad de los mendocinos.


            A los jueces se les cuestionó por qué no se hacen cargo de los delincuentes que dejan libres y finalmente les dijeron a los abogados de derechos humanos: “Ustedes siempre salieron a defender a los que han cometido los delitos, no a sus víctimas ni a los familiares de sus víctimas. Nosotros también tenemos derechos. ¿O por ser humanos derechos, no tenemos derechos humanos?”, destacó Pierandrei, quien fue ovacionado con un aplauso cerrado por las más de 2.000 personas que participaron de la multitudinaria marcha.


 PETITORIO.


          Tras los dichos de Pierandrei, tomó la palabra el director del colegio Murialdo, Daniel Dottori, quien, además de profundizar las críticas, dio a conocer los tres puntos centrales del petitorio. “1- Que la Seccional Novena pase a ser una comisaría operativa nuevamente y que la unidad fiscal funcione en forma separada. 2- Modificar el código procesal para que los delincuentes dejen de ser premiados y se produzca un endurecimiento de las penas. 3- No sólo queremos prevención, sino represión al delito en forma anticipada”, concluyó.


           Tras el reclamo, el vía crucis continúo hasta llegar a la casa de Carlitos, donde se hizo un emotivo minuto de silencio, para luego volver a detenerse la marcha en la intersección de Murialdo y Pedro del Castillo, lugar donde cayó sin vida el repartidor. La marcha concluyó en la explanada de la municipalidad, mientras las gargantas clamaban: “Justicia, justicia”.


          En tanto, el hermano de Carlitos, José Luis, se mostró muy emocionado, agradeció la asistencia y se retiró sin formular declaraciones. Anoche se supo que mañana a las 20.30 en el edificio municipal, el jefe de la Policía mantendría una reunión con el intendente y vecinos, aunque estos últimos insistieron con la necesidad de que asista el ministro de Seguridad

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.