access_time 21:02
|
21 de agosto de 2006
|
ESTADOS UNIDOS

Duras críticas internas a George W. Bush

Desde su partido y desde la oposición demócrata le cuestionan al presidente su política en Oriente Medio.

    Líderes demócratas y algunos republicanos criticaron ayer la política de EEUU en Oriente Medio, especialmente en Irak, y acciones de la guerra contra el terror, con la mirada puesta en las elecciones de noviembre próximo. El senador republicano John McCain, un ex aspirante a la candidatura presdencial y considerado como potencial candidato para el 2008, tiene la percepción de que las elecciones de noviembre próximo serán un referendum sobre la guerra en Irak.

    En una comparecencia ante la cadena de televisión CBS,McCain declaró que tiene la visión de que el impacto de la situación en el país árabe será considerado por los electores a la hora de emitir su voto. “Tenemos que pelear muy duro” para despejar dudas sobre la política estadounidense impulsada por la administración del presidente republicano George W. Bush, señaló el senador por Arizona, al advertir que los republicanos “ganaremos” en los próximos comicios y “retendremos la mayoría en presila Cámara Baja y el Senado”.

    McCain predijo que su partido necesita mantener el control de las dos cámaras del Congreso, e indicó que los comicios serán “muy apretados”. Además de la situación de violencia en Irak, que ha incidido en una merma del apoyo de los estadounidenses a Bush, el senador afirmó que “el presidente no ha logrado suficiente crédito sobre una buena economía” en Estados Unidos. También hubo críticas de los demócratas a la crisis en el Oriente Medio, y al grado extremo que ha alcanzado la violencia en Irak, donde a diario ocurren atentados con un saldo de decenas de civiles muertos.

    El senador y ex candidato presidencial demócrata en las elecciones de noviembre del 2004, John Kerry, destacó ayer que “la política de este país (EEUU) en la guerra en Irak ha convertido al mundo en más peligroso”. Aunque Kerry apoyó en el 2003 la invasión de ese país, constantemente ha criticado lo que, en su opinión, “es falta de una política consistente de parte de la Casa Blanca en Irak”. Desde el 2004, durante y después de la campaña presidencial que perdió frente a Bush, el senador por Massachusetts ha hecho constantes señalamientos contra la guerra iraquí y abogado por la retirada de los más de 130.000 militares de EEUU, que debió haber empezado en el 2005, según dijo.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.