access_time 19:01
|
20 de noviembre de 2006
|
|
BUENOS AIRES / PERSONAL FEST 2006

Dos noches energéticas

Aquellos que pisaron desde temprano el predio del imponente club Ciudad de Buenos Aires entendieron que cada una de las jornadas de la tercera edición del Personal Fest serían intensas y colmadas de propuestas

    Aquellos que pisaron desde temprano el predio del imponente club Ciudad de Buenos Aires entendieron que cada una de las jornadas de la tercera edición del Personal Fest serían intensas y colmadas de propuestas. Y no fue para menos: por los cuatro escenarios dispuestos en el club pasaron artistas como The Black Eyed Peas, The Rasmus, Carlinhos Brown, Madness, New Order, Ian Brown y The Bravery, quienes intercalaron sus actuaciones con las presentaciones de bandas como Árbol, La Portuaria, Estelares o Adicta y con los shows de solistas como Leo García, Juana Molina, Dante, Flor o Emanuel Horvilleur.

    En medio de una organización que se destacó por la puntualidad de los conciertos, por la calidad de los artistas en escena, por la buena señalización de los carteles luminosos, por el excelente sonido, por el efectivo operativo de seguridad y por el buen trato hacia los periodistas, se fueron sucediendo cada uno de los espectáculos, tal cual estaba previsto en el line up que se entregaba a cada uno de los espectadores que ingresaba al predio. En definitiva, fueron dos noches en las que talento, energía, feedback, iluminación, fanatismo y carisma se mezclaron en un cóctel que dejó satisfechas a las cerca de 50.000 almas que pasaron por el campus.

DÍA UNO: HISTERIA ADOLESCENTE. El viernes, las puertas del club se abrieron temprano y cerca de las 17.30 comenzaron a desfilar por el predio centenares (que rápidamente se convirtieron en miles) de adolescentes y preadolescentes, quienes llegaban con la intención de ver a sus bandas favoritas en acción. Ese día cerraría la jornada The Black Eyed Peas, pero antes les llegaría el turno de demostrar lo suyo a Dante, Estelares, Virginia Da Cunha (ex Bandana) y La Portuaria.

    Luego comenzó a caer la tarde y, frente a una multitud importante y en el escenario principal, subieron los integrantes de Árbol para brindar un show lleno de energía y buenas canciones. Eran cerca de las 20.30 y la euforia de los presentes comenzaba a percibirse con más fuerza. El de Árbol fue un show prolijo, aunque sin demasiadas sorpresas, salvo por el saludo de despedida de Edu Schmidt, quien ya había anunciado su desprendimiento de la banda y eligió a este como su último show. Casi al mismo tiempo, pero en otro de los escenarios, aparecía uno de los shows más coloridos de la noche: el brasileño Carlinhos Brown arremetía con canciones alegres y pegadizas, las que los presentes recibían animados, a pesar del frío viento que soplaba en el predio. Allí mismo, con media hora de retraso, tuvo lugar The Rasmus.

    Los finlandeses trajeron su fórmula al país y el resultado fue un constante alarido de miles de fanáticas, las que promediaban los 15 años.Pero aquellos que doblaban en edad a las fanáticas de The Rasmus también tuvieron los suyo. Otra vez en el escenario mayor, cerca de las 21.30, los británicos de Madness comenzaban con su show. Con un constante diálogo con el público, la banda se despacho con temas como One step beyond, Bead and breakfast y los clásicos Our house, It must be love y House of fun.

    El esperado cierre llegó con The Black Eyed Peas, que irrumpió repentinamente en escena. Aunque con algunas pequeñas deficiencias en el sonido, la banda de Will.I.Am y Fergie arrancó con el pie derecho y salpicó de hits a los miles y miles de espectadores. Durante el recital, pasaron Hey mama, Hands up, Shut up y Pump it, y hasta hubo espacio para algunas particulares versiones de temas como Dulce niña mía, de Guns "n Roses, y Hotel California. Las canciones finales fueron Fergalicious,My humps y Let"s get it started, que constituyeron un cierre potente para una noche movida.

DÍA DOS: LOS NOSTÁLGICOS. Como en la primera jornada, la multitud que colmó el club Ciudad de Buenos Aires el día sábado comenzó a llegar temprano. Claro que, cuando los New Order saludaron al público ya eran más de 20.000 las personas en el predio. Ese día hicieron lo suyo Charly 3, Volador G, Leo García, Adicta, Emanuel Horvilleur, Luciano Superville y varios Dj (situación que se repitió también durante la jornada anterior). Además, pasó por los escenarios el cuarteto neoyorquino The Bravery, que con su sonido ochentoso acaparó la atención de los de más de 30.

    El broche de oro lo dieron los integrantes de New Order. La banda británica brilló en el escenario, generando un clima que por momentos rayaba con la melancolía y por otros con la euforia. Con una escenografía que incluyó pantallas de video a ambos lados del escenario y también detrás de la agrupación, pudo verse a un Peter Hook que se desplazaba hacia un lado y otro del escenario, a un Bernard Summer que no paraba de bailar y a un Phil Cunningham que se defendió con los teclados y la guitarra. A esta altura del megafestival, las edades de los presentes eran considerablemente mayores a las de los asistentes del viernes, y el hecho de que los británicos llegaran por primera vez a Argentina fue un detonante en cada uno de los fanáticos.

    “Hola, somos New Order. Habíamos tratado de venir antes al país, pero no habíamos podido hacerlo hasta ahora. Esperamos que disfruten esto tanto como nosotros”, dijo Sumner en un inglés que se entendió a la perfección. Lo que siguió fueron los acordes de Crystal, canción que abrió el espectáculo. Enseguida, el público comenzó a bailar con temas como True faith, Temptation, Perfect kiss y Blue monday, que generaron un ambiente de discoteca. La banda también se permitió algunos bises, entre los que se escucharon Atmosphere (de Joy Division), Shadow play y Love will tear us apart, canciones que cerraron la segunda jornada y un espectáculo de lujo.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.