access_time 17:45
|
25 de noviembre de 2006
|
|
ESPERANZA

Dos mil niños cantaron por la paz del mundo

También bailaron y tocaron música con instrumentos ancestrales. Además, se instaló el monumento Marco Da Paz

         Los deseos de lograr la paz en el mundo son profundos y sus expresiones, diversas y no se agotan. Ayer, Mendoza fue testigo de las ganas de chicos y grandes de trabajar por la unidad de los pueblos. De múltiples formas, pero usando el arte como herramienta, más de dos mil chicos cantaron y bailaron ritmos tradicionales en repudio de la violencia entre los pueblos, a quienes se sumó el brasileño Gaetano Luigi Bracantti, creador del monumento Marco Da Paz. Acompañados por sus maestros, los alumnos dieron un megarrecital en el predio del auditorio Ángel Bustelo y le acercaron a un público masivo los sonidos latinoamericanos.


SONIDOS ANCESTRALES.


       Cajones peruanos, sikus, charangos, claves, quenas y flautas construidos por los propios niños sonaron por la paz. El espectáculo, dirigido por Darwin Díaz, fue la evaluación de todo un año de trabajo, durante el cual se capacitó a 1.200 docentes de toda la provincia bajo el marco de un programa de interpretación y construcción de instrumentos musicales ancestrales. Los conocimientos sobre historia, construcción e interpretación de instrumentos típicos de las culturas autóctonas regionales fueron transmitidos de los docentes a sus alumnos.


        Además de la interpretación de instrumentos hubo bailes tradicionales, actividades circenses, desplazamientos de banderas y chicos y maestros cantaron una canción por la paz compuesta por un docente de Rivadavia. La Dirección General de Escuelas busca, desde el ámbito educativo, que se trabaje la música, se revaloricen las raíces y se cultive la paz.


LA IMPORTANCIA DEL ARTE.


       “El objetivo principal es trabajar fuertemente la no violencia”, explicó la subsecretaria de planeamiento y gestión educativa de la DGE, Norma Gutiérrez. “Cuando los alumnos tienen una actividad gratificante, son menos violentos”, expresó. Por su parte, Ariel Barrios, coordinador de este programa de interpretación y construcción de instrumentos musicales ancestrales, explicó que se puso en marcha este plan porque “el arte es un medio muy preciso para transmitir conocimiento”, y destacó que, de esta manera, se trabaja más sobre el terreno y no es una enseñanza tan abstracta.


      “El chico indaga, descubre cosas de los orígenes que no sabía”. Bajo el mismo objetivo de trabajar por la no violencia en el mundo y en el mismo escenario, se inauguró el Marco Da Paz, un monumento a la paz ideado por Gaetano Luigi Bracantti, quien estuvo presente. Este es el primer Marco Da Paz de Argentina y se ubicará en el Parque Cívico, al lado del auditorio Ángel Bustelo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.