access_time 01:27
|
7 de febrero de 2007
|
|
VANDALISMO EXTERNO

Dos escuelas son dañadas por semana

La DGE invierte 200.000 pesos al mes en reparar agresiones. Ahora, busca colocar patrullas y alarmas permanentes. Críticas al escaso compromiso de la comunidad.

   La crítica situación por la que atraviesan más de doscientos edificios escolares, calificados como vulnerables ya que son presa de actos vandálicos en el exterior de los edificios, motivó a las autoridades de la Dirección General de Escuelas (DGE) a poner en marcha un sistema de seguridad que consiste en patrullas y en alarmas de monitoreo permanentes. Es que en nuestra provincia se están registrando dos hechos de vandalismo por semana en las afueras de los establecimientos educativos.

   A esto hay que sumarle un dato no menor, que podría evitar las agresiones a estas casas de estudios: la falta de compromiso de la comunidad. El 50% de las familias que habitan los alrededores de las escuelas que son víctimas de robos y agresiones no da aviso ni se preocupa por ayudar a contrarrestar esta situación. Hoy, el Gobierno gasta 200.000 pesos por mes en reparar estas agresiones.

DICOTOMÍA. “La comunidad que habita los alrededores de las escuelas vulnerables colabora muy poco. La realidad es que nuestros edificios escolares no son respetados en donde están instalados. Esta dicotomía entre escuela y comunidad es alarmante y debe ser revertida”, señaló ayer a LVDiez Pablo Ruiz Alfaro, director de Ampliación y Construcción de Edificios Escolares de la DGE.

   “El vandalismo externo es un hecho superior al robo, porque ingresan para hacer daño. Lo hacen con ánimo de romper y destruir, sin llevarse nada”, agregó el funcionario. Uno de los últimos casos más resonantes es el de la escuela Ignacio Pirovano de Godoy Cruz, que apareció con todos los vidrios rotos. “Es en estos casos donde nos preocupa la respuesta de la comunidad. Se está vandalizando un edificio y ni siquiera dan un parte ni avisan al Comando Radioeléctrico”, explicó el profesional.

   Entre otros casos recientes de vandalismo se encuentran las agresiones a las escuelas República del Perú y Gandhi, en Godoy Cruz. El funcionario destacó que, mensualmente, la DGE invierte en vandalismo externo 21% de lo que se destina a reparaciones –1 millón de pesos–. De esta manera, el gasto en la recuperación de las agresiones a las escuelas demanda unos 200.000 pesos por mes.

 NUEVO SISTEMA. Por tal motivo, ahora esperan licitar un nuevo sistema de seguridad para estos doscientos establecimientos vulnerables. “Hemos empezado a diseñar un proyecto de seguridad escolar que tiene dos partes. Un sistema de alarmas con monitoreo permanente de 24 horas, con doble enlace –radial y telefónico– y, por otro lado, la contratación de servicios de patrullas, complementario al trabajo policial”, explicó Ruiz Alfaro.

   Por su parte, para brindar la seguridad mínima a aquellos establecimientos más desprotegidos, ya se está licitando una compra de 20.000 metros lineales de cierre perimetral. “Hay escuelas que todavía tienen los límites abiertos. Y ya no sólo es un problema de robos y vandalismo, sino que se meten animales a la escuela, como caballos y gallinas”, concluyó el funcionario, haciendo referencia a la escuela Juan Pestalozzi de Colonia Molina, Guaymallén, que hace 31 años que espera tener el alambrado.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.