Dormir durante el despegue o el aterrizaje podría causar problemas graves de salud
Varios investigadores recomiendan, por cuestiones de salud, no dormir en esos momentos.
07/12/2017

Cuando hay un cambio rápido de altitud, la presión del aire del oído se puede ver afectada (a pesar de que un avión va presurizado). Esto produce un vacío en las trompas de Eustaquio que en determinados casos, puede causar estragos en los tímpanos. Advierten que si se duerme durante el despegue o el aterrizaje, no se tragará con tanta frecuencia y será más probable que se bloqueen los oídos.

Según MedlinePlus, una web sobre salud de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, si tus oídos permanecen bloqueados, se pueden crear una serie de problemas de salud como mareos, infecciones, daños en el tímpano y, en el peor de los casos, hemorragias nasales y pérdida de audición.

El mejor remedio para evitar estas dolencias es permanecer despierto porque “ayuda a mantener los oídos abiertos” y así, “se iguala la presión del aire en los tímpanos”, indica MedlinePlus. Y añade que masticar chicle, beber agua o sonarse la nariz, son otras maneras de evitar estas alteraciones.