access_time 17:21
|
3 de agosto de 2006
|

FERTILIZACIÓN ASISTIDA

Donación de óvulos, una práctica en aumento

Si bien es uno de los métodos menos conocidos, se recurre a él casi tanto como a los bancos de esperma. Las razones del incremento del fenómeno

          Bebés concebidos en probetas, bancos de esperma, alquiler de vientres. Todos hemos oído hablar de estas formas de fertilización asistida. Sin embargo, la donación de óvulos no era, hasta ahora, un método demasiado conocido para que una mujer infértil pudiera convertirse en madre. Si bien Mendoza es una sociedad en donde estas prácticas provocan más dilemas éticos que dificultades médicas para convertirlas en realidad, la cantidad de mujeres que requieren la transferencia de células reproductoras por parte de una donante ha crecido notablemente.


        Así lo confirmó el médico especialista en fecundación asistida Antonio Sarrapistone, dueño de un centro de fertilización que facilita el procedimiento. Sarrapistone explicó que las solicitudes se han igualado en los últimos tiempos a las de parejas que recurren al banco de esperma para concretar el sueño de un hijo.


CUÁNDO Y CÓMO.


        El médico explicó los casos en los que se considera la donación. En primera instancia, cuando la mujer se plantea la maternidad luego de la menopausia, o bien cuando los óvulos propios son demasiado viejos y, por tanto, se multiplican los riesgos genéticos (ver recuadro). Otro de los motivos es que no posea sus ovarios por alguna intervención, o deba ser sometida a un tratamiento de quimioterapia antes de haber tenido hijos.


        En estas situaciones, lo que se hace es contactar a una mujer fértil, joven y predispuesta a someterse a un tratamiento de estimulación hormonal para obtener sus óvulos y donarlos. Pero, además, se le debe practicar una serie de estudios físicos, infectológicos, psicológicos y genéticos. Las células obtenidas se fecundarán con el semen del varón de la pareja receptora. Lo primero que se realiza es la extracción de los óvulos de la donante. En tanto, la fecundación se efectúa luego de un par de días. Lo último es implantar el óvulo fecundado en el útero de la mujer que busca la maternidad, a quien se ha medicado con estrógenos y progesterona para preparar el útero para el embarazo.


        Sarrapistone explicó que dentro de su centro de fertilización no se realiza el procedimiento, sino que sus pacientes deben trasladarse a Buenos Aires para ser fertilizadas con este método. “Esta también es una forma de conservar el anonimato requerido para que la práctica sea segura para la pareja”, señaló.


 POR QUÉ DONAR VIDA.


      Sobre los motivos que llevan a una mujer a tomar la decisión de donar sus óvulos, las causas parecen provenir de dos circunstancias diferentes. Por un lado, hay quienes lo deciden como una acción solidaria, y por esto comparten su fertilidad con aquellas que no pueden ser madres. Pero hay otras que optan por hacerlo porque están realizándose un tratamiento de fertilización asistida y como a través de estos procedimientos se obtienen más óvulos de los necesarios, donar es una forma de abaratar su propia terapia.


       En ambos casos, las donantes reciben dinero a cambio de las molestias a las que se deben someter para realizar la transferencia celular. En la última de las circunstancias mencionadas, es en el mismo centro de fertilidad en donde les aconsejan la donación para reducir los costos.


 SIN LEY.

       En Argentina no existe una regulación para las prácticas relacionadas con la fecundación in vitro. Por esto es que cada centro de fertilización se rige por sus propios principios éticos para trabajar.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.