access_time 17:02
|
7 de junio de 2020
|
|
Computación

Dólar y "home office": el cóctel que complicó al sector informático de Mendoza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15912904363141%20IMG_4724.jpg

El aumento en la demanda encareció los precios, lo que sumado a las trabas para adquirir la divisa extranjera produjo faltas de stock y preocupación por nuevos aumentos.

Al empezar la cuarentena, varios trabajadores tuvieron que adaptarse a la modalidad "home office", mientras que los estudiantes debieron hacer lo propio con sus tareas. Esta situación significó un aumento de la demanda en componentes informáticos, en medio de la dificultad para conseguirlos con las restricciones de ese entonces.

En medio de esto, desde el sector informático en Mendoza comenzaron a notar un problema: los precios de sus elementos de trabajo comenzaron a aumentar significativamente, a medida que ellos también se adaptaban para trabajar desde casa.

Desde cámaras y micrófonos hasta computadoras portátiles, los aumentos se fueron sucediendo, hasta que se sumó el inconveniente de los faltantes de stock. Según relató Daniel San Juan, vicepresidente de la Cámara de Informáticos Unidos de Mendoza (CIUM), se produjo una escacez en la que los proveedores de inmediato vendían las unidades que podían ofrecer.

"Pasó con las webcams, tables y notebooks. Se volaban rapidísimo. Estos meses vimos subas de un 60% en los precios", indicó. Lo mismo ocurrió con impresoras, monitores, PCs, discos y memorias.

La situación se generó con la mayor parte de los sectores paralizados, pero con un aumento en la demanda de los servicios informáticos. Desde el Polo TIC en Godoy Cruz señalaron que hubo una actividad permanente en los servicios de desarrollo de plataformas, herramientas de cobro, seguimiento o gestión. Por lo tanto, también tuvieron complicaciones para actualizar sus elementos de trabajo.

Ver también: El sector de la programación se mantiene activo en cuarentena

Ahora la situación se agravó tras la decisión del Banco Central de levantar nuevas restricciones para adquirir dólares a través de la Bolsa (MEP), que se suman a las ya existentes en el contado con liquidación (CCL) y el tope de US$200 para la compra en bancos y casas de cambio. Esta situación complica a los importadores, ya que las compras al exterior son con esta divisa.

"Nos afectó muchísimo desde el primer minuto. Cuando el viernes se anunció, ya los proveedores no operaron ni publicaron los precios. Lo mismo pasó el lunes. Cuando arrancó el martes, ya habían subas del 15%", explicó Daniel San Juan.

Componentes específicos

Ignacio Baldini, representante local de la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos Argentinos (ADVA) y director de Bacus Studios, señaló que por ahora el principal problema, por encima de la cantidad de stock, es el precio, ya que se prevé que los aumentos continúen.

"Si los importadores tienen más problemas para traer las piezas, todo sube. Tuvimos que comprar elementos para home office y significó una inversión importante. Comprarse una computadora básica para trabajar, sin monitor ni demás, se consigue a partir de 60 mil pesos, sabiendo que te hace zafar como mucho por dos años y habrá que cambiarla", detalló Baldini.

El inconveniente principal para su sector se espera en la compra de componentes específicos, más allá de lo que ocurre con las piezas que puede requerir un usuario hogareño. "En la industria del desarrollo es fundamental tener buenas placas de video. Si hay que traerlas, con las nuevas trabas y al ser algo tan puntual, el repunte de precios las vuelve casi inaccesibles", mencionó como ejemplo.

Usar lo que se tiene

Tanto para el rubro como para las empresas que dependen de la eficiencia de sus computadoras, la directora de Gestión Consultores, Paula Pía Arriet, señaló que no existen muchas alternativas: o se realiza la inversión o se recurre al equipamiento disponible.

"En varias empresas no pueden conseguir computadoras. Además de que el precio es elevado, no hay stock. En las páginas de compra, cuando se llega al último paso, se avisa que no cuentan con el producto", explicó la economista.

A pesar de que el dólar oficial se encuentra alrededor de los 90 pesos con el impuesto incluído, las trabas económicas no hacen que sea posible adquirirlas a un precio conveniente, indicó Arriet. "Al consultar por qué se da esta situación, la respuesta general es que no están ingresando los productos. Varios clientes han recurrido a sus computadoras viejas, trabajando con componentes desactualizados", observó.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.