access_time 19:15
|
13 de septiembre de 2006
|
|

QUINTA CÁMARA DEL CRIMEN

Doce años de prisión por matar a un joven en el Centro

Un hombre fue condenado ayer a doce años de prisión por el homicidio simple de Juan Pablo Porollán, un joven de 24 años que necesitada medicación para desenvolverse normalmente, ya que padecía epilepsia y sida.

    Un hombre fue condenado ayer a doce años de prisión por el homicidio simple de Juan Pablo Porollán, un joven de 24 años que necesitada medicación para desenvolverse normalmente, ya que padecía epilepsia y sida. El hecho por el que se sentenció a Carlos Roberto Palacio ocurrió en la madrugada del 12 de febrero del 2005, en la esquina de Primitivo de la Reta y Garibaldi, en Ciudad. Según el expediente, luego de una pelea que involucró a varios sujetos en la vereda de un restorán, la víctima recibió un puntazo de arma blanca en el abdomen.

    El debate estuvo presidido por la jueza Laura Gil de Chales y se realizó en la Quinta Cámara del Crimen. La fiscalía, a cargo de Ricardo Bianchi, había solicitado al tribunal unipersonal, tras sus alegatos, una condena de once años prisión. La querella, por su parte, entendió que Palacios debía ser condenado a trece años. Todo comenzó a las 3.30 de aquel 12 de febrero, cuando Porollán caminaba junto a dos amigos por la vereda del local de comidas Dennys Burguer.

    En una situación que no quedó del todo clara durante el debate, Porollán habría provocado a la novia de Palacio, quien estaba comiendo junto a otras tres personas. Los testigos dijeron que en ese momento comenzó la discusión y que el agresor insultó a la víctima, “ya que no quería pegarle porque tenía sida”. En algún momento, uno de los amigos de Palacio le alcanzó un cuchillo mientras se desencadenaba la pelea. Segundos después, el acusado le propinó un puntazo en la parte izquierda del abdomen a Porollán.

    Luego se determinó que la herida cortante era de al menos cinco centímetros de ancho. Como consecuencia del corte, la víctima cayó desplomada sobre una de las mesas que estaban apiladas en la puerta de Dennys Burguer. Esta situación le permitió a unos policías que custodiaban otro local de comidas, ubicado cerca del lugar, tomar conocimiento de la llamativa riña. Ese fue el instante aprovechado por Palacio para huir junto a sus compañeros. Cuando llegaron los uniformados, Porollán estaba bañado en sangre. Además, presentaba heridas en el rostro. Junto a sus amigos, la víctima se retiró a pie hacia el Hospital Central, pero, unos metros antes de llegar al nosocomio, en la intersección de Garibaldi y San Juan, Porollán se desmayó. Sus amigos lo llevaron de urgencia al hospital, pero el joven llegó muerto.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.