access_time 07:08
|
26 de julio de 2019
|
Investigación en Chacras de Coria

Doble crimen: los testigos y una hipótesis narco que toma fuerza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1564096311445Portada%20Velez%20Baigorria.jpg
Mayra Estefanía Baigorria (27) y Franco Luis Vélez (33), la pareja amiga de las víctimas.

Mayra Baigorria y Franco Vélez salieron ilesos de la balacera que terminó con las vidas de Juan Carrizo y Gabriel Ortiz. Por eso, son mirados de reojo por los investigadores, ya que tienen antecedentes por venta de sustancias. Incluso, el hombre fue secuestrado el año pasado por una supuesta deuda con un narco. Este viernes imputarían al "Porteño", único detenido.

Pesquisas policiales y judiciales de Homicidios trabajan a contrarreloj para avanzar sobre la investigación que se desarrolla alrededor del doble crimen ocurrido el miércoles por la noche al oeste de Chacras de Coria, donde fueron acribillados a balazos Gabriel Adrián Ortiz (38) y Juan Ricardo Carrizo (30).

Para esto será de vital importancia las declaraciones en el expediente de los únicos testigos presenciales del hecho de sangre: Mayra Estefanía Baigorria (27) y Franco Luis Guillermo Vélez (33). El matrimonio, amigo de las víctimas, fue el que aportó el nombre de Darian el Porteño Valdivia (30), presunto autor del asesinato que fue detenido horas después del sangriento episodio.

Ver también: El estilo de vida VIP que llevaba el acusado del doble crimen narco

Pero la lupa también se colocó sobre la pareja, debido a que tienen antecedentes vinculados al mundo de la venta de drogas. Justamente, la principal hipótesis que se baraja sobre el móvil de la balacera letal es la de un conflicto narco, ya que el Porteño también está sindicado por comercialización de estupefacientes, según fuentes investigativas.

Incluso, cuando el matrimonio fue entrevistado por los primeros uniformados que llegaron a la escena del crimen brindaron una versión con la que intentaron ocultar el trasfondo que luego iban a descubrir los detectives. La misma sostenía que todo había sido un ajuste de cuentas por un negocio inmobiliario que había salido mal.

Esas contradictorias declaraciones despertaron las sospechas por parte de los pesquisas del caso, quienes empezaron a profundizar sobre los perfiles de Baigorria y Vélez. Así descubrieron que ambos habían protagonizado hechos de trascendencia el año pasado.

El primero de esos ocurrió el 23 de enero del 2018 y tuvo en el centro de la escena a Vélez, cuando fue víctima de un secuestro por parte de un grupo comando. Fue la madrugada de ese día cuando Vélez y su mujer fueron sorprendidos por tres individuos mientras dormían en su casa de calle Los Álamos, en la zona de Mayor Drummond.

Ver también: Ex convicto secuestrado: creen que fue un mensaje narco

Los sujetos, que llevaban la cara tapada y vestían chalecos antibalas, sacaron a la fuerza a Vélez y hasta se llevaron algunas pertenencias de valor. Al salir de la propiedad, lo subieron a bordo de un Ford Focus de tono rojizo.

La situación generó desesperación en Baigorria, que salió tras los sospechosos a los gritos. En ese instante un vecino quiso intervenir para evitar que se llevaran al esposo de la joven pero recibió un tiro en una pierna por parte de los secuestradores.

A lo largo de casi medio día, pesquisas de Robos y Hurtos concentraron sus tareas en dar con el paradero de Vélez, ante la inminente posibilidad de que lo terminaran hallando asesinado.

Finalmente, tras ocho horas de búsqueda, un vecino del barrio Sol y Sierra, en el pedemonte godoicruceño, encontró en la vía pública a un hombre que parecía haber recibido un fuerte golpiza: se trataba de Vélez. Al verlo en esa situación, el hombre lo trasladó en su vehículo particular hasta la Comisaría 50ª.

Ver también: Los Zorros, la banda que integraba una de las víctimas del doble crimen

Por aquel entonces, los pesquisas que trabajaron en caso indicaron a El Sol que detrás de la privación ilegítima de la libertad a Vélez había un contexto narco, ya que la hipótesis principal sostenía que mantenía una deuda con un proveedor de drogas.

Entre sus antecedentes policiales a Vélez le figuran detenciones por violación de domicilio, robo, amenazas agravadas, lesiones, abuso sexual, abuso de arma y una infracción a la ley 23.737 (de estupefacientes), detallaron las fuentes consultadas.

Con respecto a su mujer, Baigorria, está fue detenida por venta de drogas el 12 de junio tras un allanamiento en la casa de su familia, en el barrio Tres Estrellas de Godoy Cruz. En el procedimiento también detuvieron a una hermana como cómplice.

Al parecer, la madre de la mujer había caído sospechada del mismo delito a principios de ese año. Como la actividad de narcomenudeo continuó a manos de sus hijas, estas fueron investigadas y posteriormente capturadas.

Ver también: Quiénes eran los hombres asesinados en Chacras de Coria

En marzo de este año, la Justicia federal condenó a Baigorria y su hermana tras reconocer los hechos en un juicio abreviado, en el que se le impuso una pena de 4 años de cárcel. Semanas después a la joven se le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria.

Más allá de estos precedentes que presentaban en sus vidas Vélez y Baigorria, se espera que durante esta jornada haya novedades en la causa del doble crimen cuando sea imputado el, hasta ahora, único detenido.

El hecho

Ortiz y Carrizo fueron ultimados la noche del martes, alrededor de las 23, cuando se encontraban en la casa de sus amigos, en una casa de calle La Unión, ubicada en Eco Chacras.

Al lugar llegaron sujetos a bordo de un Citroën C4 rojo y uno de ellos interceptó a las víctimas en el galpón de la propiedad. Allí, efectuó contra ellos varios disparos, quitándole la vida de cuatro balazos a Carrizo y de dos a Ortiz. El primero pereció en el lugar, mientras que el otro perdió la vida en un Centro de Salud de la zona.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.