access_time 07:13
|
28 de agosto de 2017
|
|

Detención

Doble crimen: la captura del acusado y el presunto vínculo con la barra del Tomba

<p>Mart&iacute;n Leonardo Flores (43), sospechoso de acribillar a Fernando y Emiliano C&oacute;rdoba en Guaymall&eacute;n, fue detenido el viernes en el oeste de Godoy Cruz. Pesquisas aseguran que siempre se ocult&oacute; en ese departamento y eso aument&oacute; las sospechas de un nexo con&nbsp;su familiar Chicho Allendes, conocido integrante de la hinchada del citado club y se&ntilde;alado narco, hoy en la c&aacute;rcel.&nbsp;</p>

Poco más de medio año después del doble crimen de los primos Fernando (29) y Emiliano Córdoba (25), el 23 de febrero en el barrio Pedro Molina de Guaymallén, se detuvo al señalado autor, Martín Leonardo Flores Allendes (43), tras un allanamiento en el oeste de Godoy Cruz. El sospechoso fue imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y trasladado al penal Boulogne Sur Mer por orden de la fiscal de Claudia Ríos, que lidera la investigación. 

Por la causa ya estaba detenido su hermano Raúl Orlando Flores Cornejo (39), acusado de participar en el hecho de sangre, quien ya se encuentra con prisión preventiva.

Raúl Flores en los Tribunales.

Hasta el momento, la pesquisa por los asesinatos se encamina hacía un ataque relacionado al tráfico de drogas. Desde un principio se sospechó que en el domicilio donde residía Flores Allendes escondían una importante cantidad de marihuana y que los Córdoba irrumpieron en el lugar con intenciones de arrebatar el cargamento. 

La principal hipótesis indica que ese fue el motivo por el cual los hermanos Flores ejecutaron a disparos a los jóvenes primos. Ambos fueron ultimados con armas de distintos calibres, por lo que creen que los asesinos fueron dos. 

Seguimiento y captura

Los detectives del caso estuvieron durante varios meses manejando el dato de que Flores se movía por distintos domicilios godoicruceños, lo que consolida los supuestos vínculos con su familiar, el barrabrava del Tomba Cristian Chicho Allendes, detenido en febrero en San Juan por el golpe al narcotráfico de Colonia Segovia, en setiembre del año pasado en Guaymallén, que permitió el secuestro de más de 160 kilos de marihuana.

Cristian Allendes, en uno de sus viajes con el club Godoy Cruz.

Fuentes judiciales aseguraron a El Sol que, desde hacía tiempo, los sabuesos estaban realizando averiguaciones en las inmediaciones de Villa Hipódromo y el barrio Parque Sur. Las pistas se mantuvieron bajo estricto secreto para evitar que el prófugo huyera hacia otro lugar. Sin embargo, siempre se movió por la misma zona donde, se presume, tenía contactos. 

Ver también: Relaciones: el barra del tomba, los primos acribillados y la droga marcada con un dragón

Durante las últimas semanas, los detectives tenían firmes sospechas de que Flores estaba resguardado en un domicilio de calle Bowen, al oeste del distrito de Villa del Parque. Finalmente, con la autorización del juez David Mangiafico, se programó la medida judicial para las 6.30 del viernes.

Los efectivos de Investigaciones irrumpieron en el lugar y lograron la captura del hombre, que llevaba más de seis meses en la clandestinidad. Durante la medida no se secuestraron armas ni elementos importantes para la causa, agregaron los detectives.

El Dragoncito, relacionado a venta de drogas, asaltos e informante.

El hecho

El hecho de sangre ocurrió pasadas las 13.30 en la citada barriada guaymallina. Se oyeron varias detonaciones de arma de fuego y un llamado a la línea de emergencias alertó a las autoridades acerca de un enfrentamiento armado en la manzana 19, sobre calle Manuel A. Sáenz.

Personal policial llegó al lugar señalado y encontró a dos individuos tendidos en el piso y heridos con arma de fuego, frente a la casa 14. 

Minutos después, personal del Servicio de Emergencia Coordinado constató que uno de ellos ya estaba muerto, de un balazo en el cráneo, y el otro presentaba signos vitales. Rápidamente fue trasladado al Hospital Central pero falleció en el quirófano luego de que le realizaran tareas de reanimación. 

La víctima que murió en la escena del crimen fue individualizada como Fernando Gastón Córdoba Cañadas (29), oriundo del barrio Soeva, un delincuente conocido como el Dragón o Dragoncito, que contaba con varios antecedentes y había salido hacía pocos días de la cárcel. En tanto, su primo, Emiliano Daniel Córdoba Rosales (25) murió en el nosocomio y vivía a metros del lugar donde fue ultimado. 

El cadáver de Fernando Córdoba (29) sobre la vereda, en el Pedro Molina I.

Ambos, creen los pesquisas, estuvieron vinculados al cargamento de 165 kilos de marihuana secuestrados el sábado 17 de setiembre del año pasado en Colonia Segovia. Ese día también hubo incautación de armas y elementos robados.

Fuentes policiales indicaron que los jóvenes habrían estado armados cuando murieron, pero los familiares fatales retiraron el armamento antes de que llegara la policía.

Horas después del ataque, se sindicó como matador a Martín Flores Allendes y, con el pasar de los días, a su hermano Raúl. 

Emiliano Córdoba, una de las víctimas.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.