access_time 17:14
|
12 de junio de 2019
|
Investigación en Homicidio

Doble crimen: había sangre del yerno de las víctimas en la escena

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1560188740534portada%20Montivero.jpg
Edgardo Montivero.

El cotejo de ADN entre los rastros hallados cerca de una heladera y la extracción de muestras que le hicieron al único imputado resultó positivo. De esta forma, los pesquisas ubicaron en la escena a Edgardo Montivero.

Un cotejo de ADN entre muestras de sangre halladas en la escena del doble crimen de Chacras de Coria complicó al único detenido que tiene la causa, el yerno de las víctimas. 

Este miércoles, el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello recibió el informe sobre la comparación genética entre los restos hemáticos levantados cerca de una heladera y la sangre extraída el único imputado y resultado fue positivo.

De esta forma, los investigadores ubicaron en la escena a Edgardo Montivero, quien fue imputado a las pocas horas por el doble homicidio de Raquel Gómez (72) y Francisco Enrique Rodríguez (69), ocurrido el jueves por la tarde (los cadáveres fueron hallados al otro día) en Luján.

El caso generó un fuerte impacto. El viernes por la mañana, la policía recibió un llamado al 911 advirtiendo sobre el hallazgo de dos cadáveres en una casa de calle Beltrán. Había sido la hija de las víctimas la que se comunicó al CEO.

Cuando llegaron los detectives, se encontraron con los cuerpos de la pareja acribillados con arma blanca. Rodríguez presentaba tres puntazos en la zona del cuello y quien era su mujer una herida similar en ese mismo sector. 

Con el avance del caso, los pesquisas detuvieron a Montivero como principal sospechoso. Se trataba de la pareja de la hija de las víctimas, quien también fue demorada.

Dos días después, el fiscal Pirrello ordenó la libertad de la mujer, Carolina Gómez, al entender que nada tenía que ver con el ataque. Sin embargo, mantuvo a Montivero encerrado y el domingo por la noche lo imputó.

La clave para acusarlo, en primer término, fue el seguimiento que hicieron al sistema de posicionamiento del teléfono celular del sospechoso el que reveló que se había dirigido a la escena al momento que se produjo el ataque.

Además, cuando tuvo que explicar cómo habían sido sus últimas horas, presentó algunas contradicciones en su relato. 

Al mismo tiempo, los detectives, observaron que Montivero presentaba una herida cortante reciente con puntos de sutura en una mano y le preguntaron cómo se había lastimado. La respuesta del hombre fue que se había cortado con una compotera.

Lo cierto es que, una vez que Policía Científica levantó terminó los trabajos en el teatro del hecho se ordenaron los cotejos de ADN para terminar de cerrar las sospechas. Finalmente, este viernes se confirmó que el resultado fue positivo. 

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.