access_time 21:25
|
20 de noviembre de 2019
|

Investigación

Doble crimen: el drama de la familia de una de las víctimas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1574295462565Portada%20Roldan.jpg
Raúl Roldan y su hijo, Daniel, alias "Kelo", víctimas de balaceras en el "Santa".

Alexis Corzo y Daniel "Kelo" Roldán fueron ultimados el lunes a balazos en el Santa Teresita. El padre de este último también fue asesinado por una bala perdida durante un tiroteo en el mismo barrio. Ese caso se encuentra impune.

El 28 mayo del 2017, un tiroteo se produjo en el cruce de calles Álvarez Condarco y Libertad del barrio Santa Teresita de Las Heras.

Uno de los proyectiles atravesó una propiedad aledaña y le impactó en la cabeza a Raúl Roldán (54), quien se encontraba en la casa de un amigo jugando al truco. Tras permanecer algunos días con muerte cerebral, falleció en el Hospital Central.

A más de dos años y medio, su hijo, Daniel Ezequiel (22), alias Kelo, fue asesinado con Alexis Alejandro Corzo (15) el lunes en la noche en una balacera.

Entre ambos crímenes existe una diferencia sustancial: el padre fue asesinado por error, mientras que al hijo lo fueron a buscar. Más allá de eso, existen ciertas similitudes, tales como que los autores dispararon desde un vehículo y que fueron producto de la violencia que se vive casi a diario en la barriada.

Incluso, al joven lo mataron a tan sólo cuatro cuadras al oeste del lugar donde fue ultimado su progenitor, en Libertad y Albox.

Otra de las coincidencias es que ambas causas se encuentran a cargo del fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello. El hecho ocurrido en el 2017 nunca tuvo imputados y se encuentra impune. Ahora, los detectives trabajan para que no suceda lo mismo en este nuevo crimen que sacudió a la familia.

Ver también: Temen más enfrentamientos tras el doble crimen en Las Heras

En el caso del Roldán padre, casi no hubo testigos y sólo tenían el dato de que los autores de los disparos se movilizaban en un vehículo gris.

En su momento se produjeron aprehensiones en una vivienda cercana a la escena, donde se había estacionado un rodado de similares características, pero todas las medidas realizadas al vehículo y a los demorados para determinar si habían disparado un arma de fuego arrojaron resultados negativos.

Al tratarse de una bala perdida, los pesquisas tenían pocos hilos de los que tirar para obtener datos que ayudaran a esclarecer el caso. Eso sí, se atribuía el hecho a enfrentamientos entre grupos de los barrios Santa Teresita e Independencia, que eran frecuentes por aquellos días.

En contraposición, por el caso de Roldán hijo, los detectives analizan si el móvil del ataque puede estar vinculado a conflictos surgidos en la barra brava de Huracán Las Heras y a los manejos de la misma.

Esto surgió a partir de que en las primeras averiguaciones, los sujetos que fueron mencionados como los autores están fuertemente relacionados con la facción más violenta de la hinchada: dos integrantes de la familia Villalba, más conocidos como los Canavis.

Esa banda familiar supo tener fuerza en la barriada entre el 2014 y el 2017, pero se fue desbaratando a fuerza de detenciones.

El utilitario blanco

En lo que respecta meramente al doble homicidio ocurrido el lunes por la noche, los investigadores no sólo manejan los nombres de los Canavis, sino también el dato de que los autores se movilizaban a bordo de un utilitario blanco –del que se desconoce la marca–, según las testimoniales recepcionadas.

Por esa razón, se están realizando trabajos de campo en el Santa –como le llaman al barrio los vecinos– y en los alrededores para dar con ese rodado.

La información a la que accedió El Sol también agrega que en el vehículo, los testigos alcanzaron a visualizar a tres sujetos a bordo, por lo que hay un tercer partícipe del que no hay pistas sobre su posible identidad, explicaron las fuentes del caso.

En la causa también se aguarda la declaración de Damián Bebe Cruzate (21), quien se encontraba con las víctimas fatales y recibió disparo en la mano izquierda.

Este sujeto ha tenido varios cruces con la Justicia en el último tiempo, pero ha salido airoso: fue sobreseído tras su imputación por el crimen de Lara Gentile (3), ocurrido a principio de año en la villa Junín, y le dieron el recupero de la libertad por una causa de robo en la que se vio envuelto meses atrás.

En tanto, el otro joven que terminó herido en el hecho, identificado como Mauro Nicolás Aguirre (25), se retiró del Hospital Carrillo por sus propios medios sin haber recibido el alta médica.

Esto, pese a que en las horas posteriores al ataque estaba con pronóstico reservado por el plomo que le impactó en el tórax.

Por último, se constató que los autores utilizaron pistolas 9 milímetros, lo que refuerza la hipótesis de que se trata de malvivientes con peso por el grueso calibre de las armas.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.