access_time 17:57
|
24 de enero de 2018
|
|
Investigación en San Martín

Doble crimen del Este: un informe indica que el autor es inimputable

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1516566899557PORTADADOBLECRIMEN.jpg
Catalina Flores (60) y Jorge Ariel Sisterna (39), las víctimas.

Se trata del resultado de la interconsulta realizada por profesionales del Cuerpo Médico Forense a Mario Sisterna, detenido por matar a su madre y a su hermano en San Martín. Aguardan otros dos estudios para tomar una decisión final sobre el futuro del acusado, trasladado el martes al Hospital El Sauce.

Profesionales del Cuerpo Médico Forense (CMF) entregaron este miércoles a la Justicia el resultado de la interconsulta realizadas a Mario Jesús Sisterna, confeso autor del doble crimen de su madre y su hermano, ocurrido el jueves en Montecaseros, San Martín. El mismo indica que el acusado es inimputable y que no estuvo en pleno uso de sus facultades mentales cuando le disparó con una escopeta a sus familiares. Pese a esto, el fiscal del caso, Gustavo Jadur, aún no dio por finalizada la acción penal y aguarda por otros dos estudios realizados por médicos de la Tercera Circunscripción Judicial y por los galenos del Hospital El Sauce, a donde fue trasladado ayer Sisterna.

Los resultados del las entrevistas que hicieron psicólogos y psiquiatras del CMF comienzan a confirmar lo que esperaban los pesquisas judiciales del caso. Mario Sisterna podrá quedar amparado por el artículo 84, inciso 1º, del Código Penal, que indica que no es punible quien "no haya podido en el momento del hecho, ya sea por insuficiencia de sus facultades, por alteraciones morbosas de las mismas o por su estado de inconsciencia, error o ignorancia de hecho no imputables, comprender la criminalidad del acto o dirigir sus acciones". 

Los médicos determinaron que el hombre no fue consciente de las acciones que llevó a cabo el jueves cuando ultimó a escopetazos a su madre, Catalina Flores (60), y a su hermano mayor, Jorge Ariel Sisterna (39).

Pero para declarar formalmente la inimputabilidad del acusado, Jadur deberá tomar conocimiento de lo que arrojen los otros dos exámenes mencionados. En caso de que ambos coincidan con los primeros resultados, se daría por finalizado el proceso penal. Esto se resolvería en los próximos días, indicaron las fuentes. 

En tanto, el martes los galenos del CMF recomendaron al fiscal que Mario Sisterna fuese trasladado a un instituto de salud mental, debido a que en las charlas que mantuvieron con él se notó que tenía tendencias suicidas y representaba un peligro para sí mismo. Debido a esto, determinaron que no era correcto mantenerlo detenido en los calabozos de la Comisaría 55ª, pese a que se encontraba medicado y con constantes controles. 

Durante la tarde del martes, Sisterna fue trasaldado al Hospital de Salud Mental El Sauce, en Guaymallén. Por el momento, el hombre está alojado en el pabellón judicial del nosocomio, debido a que continúa imputado, donde está siguiendo un riguroso tratamiento. Una vez que su delito se declare no punible, pasará a otro sector. 

El hecho

Faltaban algunos minutos para las 21 del jueves cuando vecinos del barrio Montecaseros, en el distrito con el mismo nombre, dieron aviso al 911 sobre una serie de detonaciones de arma de fuego que provenían desde una de las viviendas.

Momentos después, Mario Sisterna se presentó en la Comisaría 55ª y les contó a los efectivos que estaban de servicio que había asesinado a su madre y a su hermano mayor. También entregó un revólver calibre 38, aduciendo que se trataba del arma que había utilizado.

Rápidamente, se dio aviso a las autoridades e investigadores policiales y judiciales se dirigieron hasta la escena y encontraron los cuerpos cubiertos de sangre. Del lugar se rescató a una sobrina del confeso autor, de 3 años, quien estaba en estado de shock. También estaba un hermano de 26 años, quien estuvo en un departamento interno de la vivienda cuando todo sucedió.

De acuerdo con la reconstrucción, el victimario se enfrentó primero a su hermano mayor, Jorge Ariel, y, en medio de ese altercado, le disparó en la espalda con una escopeta que le pertenecía a la familia. “La zona es rural y muchas familias tienen armas de fuego para protegerse”, explicó un efectivo de la zona.

Luego, tras ultimar a su hermano, su madre se dirigió hasta el lugar y terminó por recibir un disparo letal de frente. Por último, se cree que descartó la escopeta en algún sector de una finca colindante, donde luego fue hallada, y se dirigió a pie hasta la dependencia donde admitió ser el autor del doble crimen.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.